LABORAL

Pérdidas millonarias deja huelga bananera en Bocas del Toro

Pérdidas millonarias deja huelga bananera en Bocas del Toro
El banano se ha mantenido como uno de los principales productos de exportación.

Más de 15 días de paralización de labores en la producción bananera de la provincia de Bocas del Toro ha dejado pérdidas millonarias, si se toma en cuenta que por día se producen cerca de 65 mil cajas de la fruta que no se han podido exportar, revelaron fuentes de Chiquita Panamá.

A ello se suma la falta de tratamiento preventivo en las 5 mil 800 hectáreas de banano, lo que ha provocado que la enfermedad Sigatoka Negra se apodere de las plantaciones debido a que los huelguistas no permiten el ingreso a las fincas del personal dedicado a esta labor. Al mismo tiempo, la fruta se está madurando en el campo, que representa otra pérdida. “No hemos podido proceder a embolsar los racimos y es una cantidad enorme de banano que no se puede cuantificar y tomará más de 3 meses recuperar las 21 fincas distribuidas en toda la región después de la huelga”, destacó la fuente. La situación se agrava con las lluvias que desde el miércoles se registran sobre la provincia de Bocas del Toro y que ya empiezan a causar estragos en las plantaciones bananeras de Finca 4 y Las 60.

Pérdida de la fruta

Anualmente la empresa Chiquita Panamá exporta unas 14 millones de cajas de banano hacia al mercado europeo. El banano se ha mantenido como uno de los principales productos de exportación.

Desde hace dos semanas la División Bananera del Atlántico ha mantenido una huelga de brazos caídos en rechazo a la colocación de cámaras de seguridad en las plantaciones y en las empacadoras. Aunque la empresa asegura que se trata de una medida para el bienestar de los trabajadores, el secretario general del Sindicato de Trabajadores, Francisco Smith rechaza este Sistema de Seguridad. Smith ha señalado que no es que se opongan a la colocación de cámaras perimetrales de bioseguridad en las instalaciones, sino las que están “fijamente sobre los trabajadores que realizan el proceso de empacado”, ya que se sienten “acosados y perseguidos” tecnológicamente. Los comerciantes también se han pronunciado en contra de la paralización por los efectos que esto tiene en la economía local. Incluso, algunos trabajadores de la empresa se oponen a la paralización de labores ya que temen que suceda lo mismo que en Puerto Armuelles, provincia de Chiriquí, donde en 2002, tras un conflicto laboral, la empresa cerró operaciones dejando a más de 3 mil desempleados.

Chiquita Panamá genera cerca de 4 mil empleos directos e indirectos en Bocas del Toro, donde la mayoría de la mano de obra procede de áreas indígenas.

Edición Impresa