FINANZAS PERSONALES

Un problema de conciencia

Como asesor, he tenido la oportunidad de hacer planes financieros para más de 300 familias en Panamá. De estas 300 familias (nota: dichas familias representan todas las clases socio económicas), solo hay 17 casos en los cuales la familia en cuestión cumplió con su plan financiero en la primera ronda del proceso.

Si usamos estas cifras como una representación de la población en general, nos damos cuenta de que casi el 95% de los panameños no está preparado para pagar las metas financieras más importantes de sus vidas (compra de una residencia, educación de sus hijos, jubilación, etc.).

La pregunta de un millón de dólares es: ¿por qué es tan alta esta cifra? Una respuesta que he escuchado varias veces es que los panameños, en general, somos consumistas irresponsables que solo pensamos en el día de hoy y que no nos importa nuestro futuro.

Les puedo decir que, después de todos mis años asesorando a familias panameñas, que esta no es la razón. A los panameños sí nos importa nuestro futuro. El problema que tenemos en Panamá es de conciencia. Es decir, la mayoría de las personas en Panamá no tiene la menor idea de que no cumplirá con su metas porque nunca ha tomado el tiempo para “tirar los números” con el fin de ver donde realmente está parada.

Piénselo. ¿Usted ha hecho un plan financiero? ¿Ha identificado sus metas financieras y calculado el costo a futuro (tomando en cuenta el impacto de la inflación) de las mismas? ¿Está seguro de que está ahorrando suficiente para pagar la educación de sus hijos y mantener su estilo de vida durante la jubilación? Me imagino que la respuesta es “no”.

Ahora bien, en mi experiencia, una vez que yo les explico esto a las personas, el 99% de ellas está dispuesta a hacer algo al respecto. Como ejemplo, siempre me acuerdo de una persona que asistió a una de mis charlas de planificación financiera en el año 2007. Vi a esta persona recientemente y me comentó que, antes de ir a mi charla nunca había pensado en cuánto exactamente le iba costar su jubilación y que tampoco se había sentado para analizar si estaba manejando bien sus finanzas personales (ahorros mensuales, deudas, etc.).

Me dijo que después de la charla hizo un plan para ir repagando todas sus tarjetas de crédito y que abrió una cuenta para su jubilación. Hoy en día, esta persona vive sin deudas y está cumpliendo con su meta de ahorros anual.

En resumen, 95% de los panameños no tendría los fondos para cumplir sus metas financieras en el futuro. 99% de ellos no tiene la menor idea de esto. Y 99% de estas personas, una vez que se dan cuenta del problema, hacen algo al respecto. Ojalá que este artículo despierte su conciencia y le impulse a tomar los pasos necesarios (hacer un plan financiero, analizar sus hábitos de consumo, etc.) para asegurar una mejor calidad de vida en el futuro.

Edición Impresa