Sánchez Cerén objeta arresto domiciliario

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, cuestionó ayer el arresto domiciliario dictado contra el exmandatario Francisco Flores.

“¿Cómo es posible que un juez habiendo tenido toda la información toma la decisión de darle prisión [domiciliaria] a un expresidente”, acusado de haberse apropiado de millonarias donaciones de Taiwan durante su gobierno (1999-2004), planteó Sánchez Cerén durante su programa radial y televisivo Gobernando con la gente.

“La Asamblea Legislativa hizo investigaciones y vio y se le comprobó (...) malversación de fondos y le dan por libertad su casa, es la justicia [eso]?”, cuestionó.

Una comisión legislativa que investiga su caso señaló en su informe, del 25 de febrero, que Flores se habría apropiado de unos $70 millones de Taiwan, aunque la Fiscalía solo lo acusó el 30 de abril pasado de peculado y enriquecimiento ilícito por $15 millones, recibidos como ayuda de Taiwan a su gobierno.

Sánchez Cerén señaló que espera que el juez Levis Orellana Campos sepa explicar cuáles son las razones por las que tomó esa decisión. Destacó que esta es la “primera vez [en El Salvador que] un exmandatario es juzgado por la justicia, creo que esa es la búsqueda de igualdad”.

El ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, señaló que “no es justo que a este señor [Flores] por $75 millones le den la casa por cárcel” cuando hay personas que por extorsionar $20 o $30 “van a la cárcel”. “Además, implica para nosotros un gran costo porque tenemos que tener seguridad interna, seguridad externa y tenemos que tener un sistema de patrullaje”, añadió.

Edición Impresa