SALAMANCA. CASTRO ESTARá AUSENTE, PERO CHáVEZ LLEGARá.

Un deslucido inicio de la cumbre

Un deslucido inicio de la cumbre
PÉRDIDA. ‘Hay tantas cumbres y tan seguidas que éstas se vuelven detestables’ porque se convierten en ‘turismo presidencial’, dijo el presidente colombiano, Álvaro Uribe.

Las crisis políticas internas, el huracán "Stan" y el manifiesto escepticismo de algunos líderes sobre la utilidad de estos encuentros diplomáticos, conspiraron contra las buenas intenciones de mejorar el perfil político de las cumbres iberoamericanas.

En medio de una incesante lluvia y un caos vial, la XV Cumbre de Salamanca empieza hoy con la ausencia de cuatro presidentes iberoamericanos, siendo la más notoria la cancelación a última hora ayer jueves de Fidel Castro.

Tampoco asistirán los presidentes de Guatemala y El Salvador, Óscar Berger y Antonio Saca, debido a las tareas de reconstrucción y atención a los damnificados por "Stan".

Además, el presidente ecuatoriano, Alfredo Palacios, canceló su viaje debido a la crisis generada por la consulta popular sobre reformas políticas, la cual causó la renuncia del ministro de Interior.

El presidente panameño, Martín Torrijos, llegó en horas de la tarde del jueves al aeropuerto civil de Matacán en Salamanca, acompañado de la primera dama, Vivian de Torrijos.

CASTRO, EL GRAN AUSENTE

Aunque los organizadores de la cumbre evitan reconocerlo públicamente, las repetidas ausencias de Castro a las cumbres representan un duro golpe a la proyección internacional que se pretende dar a estos encuentros y a los intentos del nuevo gobierno español de restaurar las deterioradas relaciones diplomáticas que mantuvo el ex presidente José María Aznar con La Habana.

Castro no podrá saborear en Salamanca el triunfo político que representa el comunicado anexo al borrador de Declaración de Salamanca, en el cual "se apoyan las gestiones para lograr la extradición y llevar a juicio al responsable del atentado terrorista a un avión de Cubana de Aviación", pero que omite el nombre de Luis Posada Carriles.

Las declaraciones del presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien dijo que "hay tantas cumbres y tan seguidas que éstas se vuelven detestables" porque se convierten en "turismo presidencial", fueron otra piedra en el zapato en la proyección de Salamanca.

A su llegada a la ciudad, Uribe aclaró que no se refería a las cumbres iberoamericanas específicamente, sino que hablaba en términos generales.

Pese a esto, la asistencia de 18 de los 22 presidentes invitados, además de la del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan y el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, representan un "espaldarazo" a estas cumbres.

Además, mañana sábado, último día de la cumbre, se esperan varias manifestaciones, en apoyo y en contra de Cuba, lo cual daría una buena dosis de acción a su clausura.

Edición Impresa