Caja de Letras: Cindy, la mariposita sin amigos

Había una vez una mariposita llamada Cindy. Ella no sabía por qué de repente nadie quería jugar con ella. Ni su mejor amiga Nelly quería ser ya su amiga. Y Cindy no sabía por qué.

Cindy voló hasta la casa de Gusanillo para saber si él todavía era su amigo, pero Gusanillo le dijo: “Por supuesto que no”. Cindy le preguntó por qué ya no quería ser su amigo y él le respondió: “Eso debes averiguarlo tú misma”.

Cindy decidió hacer una reunión en su casa con todos sus conocidos para preguntarles por qué habían dejado de ser sus amigos. Todos acudieron a la cita, y cuando les preguntó por qué ya no gustaban de ella, todos contestaron: “Porque tus alas han perdido su lindo color”.

La mariposita entonces dijo: “Bueno, eso se debe a que mis alas están creciendo y los colores están cambiando. Pero eso se arregla fácilmente, solo tengo que pintar mis alas”.

Todos los que estaban allí le ayudaron a pintar sus alas de lindos colores, y después de eso, todos volvieron a ser sus amigos.

Puede enviar sus escritos literarios y cuentos cortos a dominical@prensa.com

Edición Impresa