De arriba hacia abajo es mejor

Marti Ostrander Oller martirene@prensa.com

Lo primero que hace al despertarse es -luego de pararse de la cama, claro- caminar hasta el baño. Se lava la cara. Después agarra el cepillo de dientes, le pone pasta, y ¡listo! Comienza a lavarse los dientes, de arriba hacia abajo, de manera rápida y como para salir del paso.

¿Le parece conocida esta rutina? Para muchos, como Marissa Rodríguez, estas acciones las hace de manera automática; ya está acostumbrada. También se lava los dientes antes de acostarse (al mediodía se le complica y no lo hace). Otras personas, como David, primero desayunan y luego se cepillan los dientes. Pero, ¿lo hace correctamente? ¿Cómo sabe que tiene el cepillo indicado?

Y es que, aunque uno se cepille los dientes 10 veces al día, si no lo hace correctamente de nada sirve, asegura Jaime de Obaldía, dentista de la clínica Ross Ciniglio.

El cepillado “es el barrido de todo lo sucio que hay normalmente en la boca; si mantiene un buen cepillado y una buena eliminacion de la placa, se evitan las caries”, afirma.

Gabriela Eisenmann, doctora de la Clínica Dr. Eisenman, destaca la necesidad de que los dientes se encuentren en óptimas condiciones, ya que son unos de los ´órganos más importantes del cuerpo.

Edición Impresa