Otros habitantes El roble

Otros habitantes El roble
LA PRENSA/Alvaro Reyes

No solo estamos en deuda con las plantas que florecen, en especial los árboles, por constituir buena parte de la hermosura de la naturaleza —prosigue Skutch—, sino también porque ayudaron al desarrollo mismo de nuestra capacidad de disfrutar la belleza e incluso de crearla con las manos.

En el breve lapso de tiempo entre estaciones que se acerca, cuando se va el verano y empiezan las lluvias, bosques aledaños a la ciudad de Panamá como los de Clayton, Albrook, Cerro Ancón y el Parque Natural Metropolitano, lucen sus colores más finos, con robles, guayacanes, nazarenos y demás en floración. El espectáculo no durará mucho, por lo que vale estar atentos e informados, y toma tiempo para apreciar el espectáculo.

Y además, en la misma ciudad también florecen estos árboles. Hablemos de uno de ellos, que desde hace unas semanas adorna calles y avenidas con sus flores: el roble (Tabebuia rosea).

El roble alcanza más de 20 m de altura y su copa es ligeramente redondeada, con follaje disperso; el tronco es recto y cilíndrico y la corteza clara o gris-oscura. Las flores son rosadas, a veces blancas, y en forma de campana; son visitadas por abejas, mariposas y colibríes. El fruto es una cápsula de 30 a 40 centímetros de largo, con numerosas semillas aladas dentro dispersadas por el viento.

Va desde México hasta Colombia y Venezuela, y también está presente en las Indias Occidentales. Es el “Arbol Nacional” de la hermana república de El Salvador, el “Pulgarcito de América”, como le decía Gabriela Mistral. Aquí cerca a nosotros, en el área del Canal, es árbol común en bosques de la vertiente del Pacífico (menos en el lado Caribe). Es muy común como ornamental en parques y avenidas.

La madera es de muy buena calidad y se emplea para construir muebles finos, pisos, gabinetes, ebanistería, chapas decorativas, artesanías, ruedas de carretas, cajas, embalajes y en la fabricación de botes. La corteza y las hojas se emplean en la medicina tradicional. Tiene gran potencial como planta melífera para la apicultura.

(La información de la especie proviene de la “Guía del CTFS / Smithsonian, para las especies de árboles de la cuenca del Canal de Panamᔠ: http:/ctfs.si.edu/, sitio que, si usted tiene acceso a internet, mucho le recomiendo visitar.)

Edición Impresa