El sacrificio no fue en vano

Los mártires de enero no ofrendaron su vida en vano. El presidente Roberto F. Chiari supo respaldar ese sacrificio, e inició la etapa histórica de la recuperación de la soberanía total en todo el territorio nacional. Así se expresó Ramón A. Morales durante un homenaje al presidente Chiari ofrecido por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE). Dijo que serenamente, sin esa retórica estridente que nada explica y que desacredita de verdad, el presidente Chiari concluyó su mandato con las siguientes palabras:

“Es debido a esa noble actitud, a la decisión inquebrantable del sacrificio y a la solidaridad completa de todos sus hijos, que la patria, grande en su tragedia, se repone lentamente y, con dignidad y decoro, enrumba sus pasos a los altos destinos que la historia reserva a los pueblos que luchan por ser libres y dignos”.

Morales indicó que el episodio más impresionante de la gestión presidencial de este ilustre ciudadano sea la gesta patriótica de enero de 1964.

Entre 1962 y 1963 el presidente Chiari nombró una comisión de alto nivel que fracasó en su intento por resolver las causas del conflicto entre Panamá y Estados Unidos, por razón de la existencia de la Zona del Canal.

El 1 de octubre de 1963, en mensaje a la Asamblea Nacional sobre este tema, se expresó en los siguientes términos:

“Creo sinceramente que hemos llegado al punto y a la hora en que nuestros dos países no pueden demorar la solución de sus diferencias, sin el riesgo de caer en situaciones sensibles”.

Edición Impresa