Política

Temporada de Gallinazos

La inspiración para el título de este articulo, la tomé del libro ‘Temporada de Zopilotes’, del escritor Paco Ignacio Taibo II, del cual también se hizo un documental, donde se narra la llamada ‘decena trágica’ en México. Zopilotes es el equivalente a gallinazos, en Panamá. Igualmente lo pude llamar ‘Temporada de Buitres’ o, el original, ‘Temporada de Reptiles’.

¿Y quiénes son los gallinazos? Los gallinazos son los políticos panameños 'juega vivo', la carroña local que, cuando Flor Mizrachi les pregunta, en sus famosos Knockouts, acerca de un acto bochornoso, descarado e inmoral que los entrevistados han cometido, cínicamente responden : 'la ley me lo permite'. Así de natural, sin pena ni vergüenza, o sea, 'les robo en su cara, pueblo pe...jo, y, ¿qué van a hacer al respecto?

Igualmente, en esta época política tan alarmante en Estados Unidos de América, también han salido los gallinazos de patio, los senadores republicanos siendo los prominentes. Tomemos, por ejemplo, a Ted Cruz, quien en 2016, con respecto a Donald Trump, en parte dijo: 'Este es un hombre patológicamente mentiroso...no sabe la diferencia entre la verdad y la mentira...Un narcisista a un nivel jamás visto en este país'. Entonces tenemos la prenda de Marco Rubio, orgullo de los cubanos derechistas de Miami, quien indicó que Donald Trump 'es un estafador, quien está a punto de estar a cargo del partido republicano... tenemos que detenerlo'. Por supuesto, no podía faltar Rand Paul, el cual calificó a Trump como un 'narcisista delirante... una partícula de polvo está mucho más calificada para ser presidente'. Sin embargo, el premio se lo lleva Lindsey Graham, quien aseveró que Trump 'usa racismo como anzuelo, es xenófobo, fanático religioso...Creo que es un ladrón. Creo que está loco. Creo que no es elegible para la oficina (de presidente)'. Pero la cereza del pastel se la lleva el propio Graham, cuando expresó, con lágrimas en los ojos, que 'si no puedes admirar a Joe Biden como persona, tienes un problema. Debes evaluarte a ti mismo, porque ...¿qué no hay que gustar sobre él? . Es la persona más buena que he conocido. Él es tan buen hombre como Dios pueda crear'. Estos son gallinazos de alto calibre, quienes, ya sabemos, ahora idolatran y protegen a Trump. Graham, quien era muy buen amigo de Biden, le clavó el puñal en la espalda sin reparo alguno.

Entonces, ¿qué hacer con los gallinazos políticos panameños? La chirola. Ya lo dije en un escrito anterior: la cumbre del 'juega vivo' es alcanzar un puesto de diputado. Allí hacen el dinero que nunca soñaron tener, sin esfuerzo alguno, salvo repartir un par de jamones al año. Así ha sido por décadas, y seguirá siendo así hasta que un presidente y una corte suprema se pongan los pantalones y comiencen a enjuiciar políticos corruptos. Una vez reí de los comentarios ingenuos que hacían antes de las elecciones, de que había que botar a los diputados corruptos, y poner en su lugar otros que, asumimos, serían honestos. Solo la cárcel desmotiva a los pillos. Además, el recobro del bien robado hace felices a los ciudadanos responsables.

¿Y los gallinazos en el senado estadounidense? Ellos, luego de perder la mayoría en el senado, están débiles y posiblemente retornarán a sus nidos para no 'joder' más. Corrijo: el gallinazo Rubio ya empezó a insultar a Biden. Papá Trump ya no será presidente, y la besadera de trasero y miedo inverosímil al castigo del tweet cesarán casi de inmediato. Si Trump no les da perdón antes de salir, y los investigadores federales y estatales encuentran actividades ilícitas, entonces a lo mejor reciben un boleto gratis para Sing Sing. Y esto ya no es cuestión de 'quizás'. Luego de la invasión terrorista al capitolio de parte de turbas alentadas por Trump el pasado 6 de enero, Ted Cruz, Josh Hawley, Lauren Boebert, Mo Brooks, Paul Gosar -- ¡sobretodo el propio Trump! --, van a tener que enfrentar la justicia.

Si todo lo anterior sucede, comenzaríamos el 2021 convencidos, quizás, de que la justicia tarda, pero llega. Y queremos disfrutarla mientras estamos vivos.

El autor es ciudadano

Edición Impresa