ANÁLISIS

CSS queda encadenada con la propuesta de reformas

CSS queda encadenada con la propuesta de reformas
CSS queda encadenada con la propuesta de reformas

El artículo 114 de la Constitución actual le da coherencia a la gestión del sistema de seguridad social del país, porque le concede flexibilidad a la institucionalidad existente y permite realizar reformas, tanto administrativas como al régimen de pensiones, a nivel de una ley aprobada por la Asamblea Nacional.

La propuesta de reformas constitucionales, aprobada en tercer debate por la Asamblea Nacional el pasado lunes 28, contiene siete artículos adicionales a la normativa de seguridad social contenida en la Constitución actual. Algunos de los principios propuestos cambian la dinámica operativa de la institución y restringen cualquier oportunidad de reforma sanitaria, tal como la unificación de los servicios de salud, o cualquier modificación que deba recibir el sistema de pensiones. En detalle la propuesta de reformas constitucionales incluye lo siguiente:

En el artículo 114-A. Se establece que la Caja de Seguro Social es una institución autónoma, con patrimonio propio y las capacidades legales y administrativas para gestionarlo. Sin embargo, al elevarlo a rango constitucional cada una de esas características queda establecida con un carácter inmutable, lo que evita que la institución pueda adaptarse con rapidez y facilidad a otros tiempos y circunstancias.

El artículo 114-B. Establece que la función principal de la CSS es la de cumplir con el derecho patrimonial que tienen los asegurados en materia de pensiones e indemnizaciones. El artículo no menciona la prestación de servicios de salud de ninguna naturaleza. Además, este artículo excluye la responsabilidad del Estado en materia de pensiones, ya que lo restringe a las posibilidades financieras de la institución. Esta norma cuenta con dos numerales que son sumamente importantes, sobre todo por su impacto para las finanzas públicas. El numeral (1) le otorga la facultad de “Administrar y mantener sus fondos separados e independientes del Gobierno Central...”. A su vez el numeral (2) le permite a la CSS hacer su proyecto de presupuesto, remitirlo al poder Ejecutivo para que lo incluya en el proyecto de presupuesto general del Estado, pero no puede modificarlo. Es en la Asamblea Nacional donde se podrán hacer dichos cambios, como se verá posteriormente.

El artículo 114-C. Establece que la CSS tendrá dos órganos de gobierno: la Junta Directiva y el Director General, este último será el representante legal y el responsable por la administración de la institución.

El artículo 114 D. Este establece el principio general de designación de los miembros de la junta directiva de la CSS. No se enuncia el número de integrantes, ni a cuáles sectores representarán. Su designación será por cinco años, y será realizada por el Órgano Ejecutivo y ratificada por el Legislativo.

Artículo 114-E. Define que la Junta Directiva podrá nombrar y remover al director y subdirector de la CSS con el voto de dos tercios de sus miembros. Este artículo le da un término de siete años al director de la CSS, lo que lo diferencia de los 5 años que mandata la Ley 51 de 2005. Se excluye por completo al poder Ejecutivo de esta designación, ya que debe ser ratificada por la Asamblea Nacional.

Artículo 114-F. Constituye un ejemplo de un artículo de desperdicio constitucional, ya que se norma los acuerdos en materia de salud y seguridad social para compartir costos, información y recursos humanos en los servicios de salud. Esto no es necesario incluirlo en una norma constitucional.

Artículo 114-G. Parece que está mal ubicado, ya que hace alusión al presupuesto de la CSS nuevamente, y establece que debe ser presentado al Consejo de Gabinete y luego a la Asamblea Nacional para su examen, aprobación o rechazo. Esta norma es un ripio que confunde el proceso presupuestario que ya se había definido con anterioridad.

Edición Impresa