INCERTIDUMBRE

Callejón sin salida político en Israel

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu parece estar en la cuerda floja tras las elecciones legislativas, que registraron un empate con su gran rival centrista, el general (R) Benny Gantz, lo que obliga a todo el mundo a negociar para formar una coalición.

Netanyahu, que ha liderado el gobierno israelí de forma ininterrumpida en los últimos 10 años, siempre ha sabido salir a flote en sus citas con las urnas, pero esta vez podría ser misión imposible. Ante la incertidumbre política, Netanyahu canceló su viaje a la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde además tenía previsto reunirse con el presidente estadounidense, Donald Trump.

Con más del 92% de los votos escrutados, la formación de centro-derecha Azul-Blanco (Kahol Lavan), de Gantz, habría obtenido 32 escaños, contra 31 del partido Likud (derecha) de Netanyahu, sobre un total de 120 que hay en la Kneset, el Parlamento israelí. Ninguna de las dos formaciones, ni siquiera con el apoyo de sus aliados, logrará llegar a los 61 escaños, mayoría necesaria para gobernar.

En tanto, el presidente palestino Mahmud Abas rechazó ayer la formación de un nuevo gobierno israelí encabezado por Netanyahu.

Edición Impresa