PIDEN PRESENTAR MáS PRUEBAS

China rechaza acusaciones sobre drogas

China rechaza acusaciones sobre drogas
La DEA considera que China es el principal productor de drogas sintéticas destinadas a Estados Unidos.

Las afirmaciones de Estados Unidos de que la mayoría de los opiáceos sintéticos mortales que circulan en el país proceden de China son infundadas, dijeron funcionarios chinos.

La agencia antidrogas DEA y la Oficina de Políticas Nacionales para el Control de Drogas, dependiente de la presidencia, señalan a China como la principal fuente de fentanilo, sustancias análogas y precursores que terminan en territorio estadounidense.

Semejantes declaraciones “carecen del sustento de cifras suficientes de casos reales confirmados”, aseguró la Comisión Nacional de Control de Narcóticos china a la oficina de la DEA en Beijing, en un fax fechado el viernes pasado.

La Comisión Nacional de Control de Drogas china dijo en un fax a la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que esas afirmaciones “carecen del respaldo de un número suficiente de casos confirmados y reales”.

La misiva instó a Washington a presentar más pruebas. Miembros de la DEA informaron que sus labores e investigaciones apuntan de forma consistente a un origen en China. Los datos de la agencia también indican que cuando China regula el sector de los fármacos sintéticos, las incautaciones de esas sustancias en Estados Unidos caen bruscamente.

“China no es la única fuente del problema, pero son la fuente dominante de fentanilos junto con sustancias precursoras y prensas de píldoras que se exportan de China a Estados Unidos, Canadá y México”, dijo Russell Baer, un agente de la DEA en Washington. A Beijing le preocupa la percepción internacional del papel de China en el comercio de opiáceos.

Desde que la agencia AP publicó investigaciones que destacan la facilidad de acceso por internet a proveedores chinos de fentanilos, la comisión de narcóticos invitó a los periodistas a discutir el asunto en el Ministerio de Seguridad Pública.

La cooperación entre Estados Unidos y China es esencial para montar una respuesta global eficaz a una epidemia de abuso de opiáceos que ha matado a más de 300 mil estadounidenses desde 2000.

La presencia de fentanilo, un analgésico de venta bajo receta 50 veces más potente que la heroína y compuestos análogos, empezó a aumentar en 2013 desde que los traficantes supieron que podían multiplicar sus ganancias al mezclar las poderosas sustancias con heroína, cocaína y medicamentos falsificados.

Mientras el Congreso en Washington estudia leyes para sancionar a los países proveedores de sustancias opiáceas, ninguna agencia del Gobierno ha provisto información exhaustiva sobre la incautación de sustancias análogas al fentanilo clasificadas por país de origen.

Edición Impresa