ECUADOR

Correa acepta la segunda vuelta

Correa acepta la segunda vuelta
El presidente Rafael Correa había apostado por que su partido ganara en una sola vuelta.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa reconoció ayer que habrá una segunda vuelta electoral, debido a que al candidato oficialista, Lenín Moreno, le faltaron unos 50 mil votos para triunfar.

Asimismo, destacó que la nueva votación será una batalla contra recursos millonarios de la derecha nacional e internacional.

En una entrevista con corresponsales acreditados en Ecuador, Correa dijo: “Nos quedamos a medio punto de ganar en una sola vuelta”. Sin embargo, se mostró confiado en la victoria tras la segunda contienda electoral, el 2 de abril.

En la conferencia, Correa reconoció que en todos los escenarios el candidato “más fácil de derrotar” es Guillermo Lasso, a quien describió como un postulante sin carisma, sin propuestas populares y representante de una minoría con poder económico. “En el escenario de una segunda vuelta, nuestro mejor contrincante es Lasso”, dijo Correa. “Muchas de las cosas que él propone son inconstitucionales”, añadió.

“Lasso me parece una persona nefasta para el país (...), pero la decisión final está en manos del pueblo”, dijo.

Lasso, de 61 años y accionista del Banco Guayaquil, del cual fue presidente por casi dos décadas, centró su campaña en la creación de empleos, reducción de impuestos y más inversión extranjera, ofertas enmarcadas en el libre mercado.

En cuanto al balotaje, el presidente aseguró que será una batalla en la que habrá que enfrentar a la derecha del mundo.

Correa no descartó que Lasso pudiera triunfar. “Así es la democracia”, expresó, y condicionó reuniones con el candidato opositor. “Depende de la ética y el comportamiento del candidato”.

Luego aseveró que, tras dejar el poder el 24 de mayo, se retirará de la política activa y se irá a vivir a Bélgica, de donde es oriunda su esposa, Anne Malherbe.

Sin embargo, su alejamiento cambiaría si gana la oposición: “Tampoco permitiré que destrocen todo lo alcanzado, tendré que estar donde me exija la historia”. Asimismo, advirtió que probablemente regresaría más rápido y “en un año podríamos vernos de nuevo aquí, así que la mejor manera de tenerme lejos es que se porten bien. Si se portan mal, me les presento [como candidato] y les vuelvo a derrotar”.

Para ello, hizo alusión a un mecanismo constitucional de muerte cruzada, en que se destituye al mandatario y de inmediato se disuelve el Congreso, donde el partido de gobierno está obteniendo una mayoría simple.

En tanto, el Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmó ayer que el candidato oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso disputarán un balotaje. “Con los resultados obtenidos del 99.5% de las actas escrutadas por parte de las juntas electorales provinciales (...) puedo informar al país que el próximo domingo 2 de abril de 2017 se efectuará la segunda vuelta electoral”, dijo el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo.

Precisó que Moreno obtuvo 39.3% de los votos contra 28.1% de Lasso. Para que un candidato gane en primera vuelta en Ecuador debe obtener más del 50% o 40%, más 10 puntos de diferencia con su más inmediato rival.

Edición Impresa