MINISTERIO PÚBLICO

Detención provisional a imputados por homicidio

La jueza de garantías Mónica Berríos imputó ayer cargos por homicidio y robo agravado, y dictó detención provisional a los cuatro sospechosos del asesinato del sargento del Servicio Nacional de Fronteras Julio Guzmán, ocurrido la noche del pasado lunes en Tocumen.

Los detenidos, Manuel Solís Cedeño, Andrés López Garai, Rodrigo Sánchez e Irvin Serrano, fueron trasladados a la cárcel de Tinajitas, en San Miguelito, y luego el Sistema Penitenciario determinará si irán a otro penal.

En el hecho, ocurrido en el sector La Palmita, del corregimiento de Tocumen, también resultó herido de gravedad el agente Augusto Asprilla. Él y Guzmán fueron atacados cuando patrullaban la zona.

Después de ser tiroteados, los policías también fueron despojados de sus armas, una de las cuales fue recuperada por la Policía Nacional (PN) gracias al testimonio de uno de los acusados. La otra no ha sido hallada.

Asimismo, la PN se encuentra en la búsqueda de otras tres armas: una pistola calibre 9 milímetros, un fusil AK-47 y un revólver calibre 38.

Los imputados, cuyas edades oscilan entre 18 y 29 años, fueron identificados como integrantes de una banda delictiva.

Una de las pruebas aportadas por el Ministerio Público (MP) fue la declaración del hermano de uno de los imputados, quien dijo que antes de asaltar a los policías, en un hecho, según él, totalmente premeditado, el grupo estaba reunido para contar dinero supuestamente producto de otro robo.

El caso está en la Sección de Homicidios y Feminicidios de la Fiscalía Metropolitana, a cargo del fiscal Rafael Baloyes, para quien la decisión de la jueza fue cónsona con los delitos imputados.

Baloyes precisó que el MP tiene seis meses para concluir las investigaciones y no se descarta que haya más involucrados.

Edición Impresa