VENEZUELA

Estudiantes: ‘No nos cansaremos’

Estudiantes: ‘No nos cansaremos’
Estudiantes: ‘No nos cansaremos’

Vestidos de negro, con una enorme bandera venezolana y flores, los opositores marcharon ayer en Caracas contra el presidente Nicolás Maduro, y la represión de que son objeto las manifestaciones, con un saldo desde el pasado 4 de abril que suma 39 víctimas.

“Basta de violencia, ni un muerto más”, decía un letrero que llevaba una joven en la manifestación realizada tras la muerte el miércoles de Miguel Castillo, quien recibió un impacto de un objeto que le quitó la vida durante una marcha de miles de opositores que fue bloqueada por policías y guardias nacionales con bombas lacrimógenas, gas pimienta, perdigones y “metras” (canicas).

“Nos están matando, pero no nos vamos a cansar, vamos a seguir en la calle hasta que el gobierno caiga, aunque la represión sea peor”, afirmó Carlos Briceño, estudiante de la universidad donde se graduó Castillo y que, como la mayoría de los universitarios, acuerpa desde inicios de abril las masivas manifestaciones que exigen elecciones generales, respeto a la Asamblea Nacional, la apertura de un canal humanitario y la liberación de los presos políticos.

En Caracas también hubo ayer protestas espontáneas en la tarde, que fueron reprimidas; igual sucedió en el estado Mérida, donde reportaron al menos 15 heridos producto de la represión. No obstante, en Táchira, los médicos marcharon hasta la sede de la Defensoría del Pueblo para exigir que se declare la crisis de salud y se habilite un canal humanitario. A la manifestación se unió el gremio de periodistas.

El Gobierno, por su parte, prosiguió ayer sus reuniones con diversos sectores de cara a una Asamblea Nacional Constituyente, la cual fue “convocada” la semana pasada por Maduro para “lograr la paz” y “derrotar a los violentos”, en una acción que es cuestionada por constitucionalistas que aseguran que el mandatario tiene iniciativa constitucional, pero que la convocatoria debe ser decidida en un referéndum.

“Venezuela necesita estabilidad, un nuevo gobierno, porque este no tiene nada que ofrecerle al pueblo, salvo esto que estamos viendo: muerte”, aseguró el opositor Henrique Capriles en la marcha que culminó en el sitio donde murió Castillo.

Para hoy, el bloque opositor Mesa de la Unidad Democrática (MUD) alista otra marcha, esta vez encabezada por personas de la tercera edad, con la meta de llegar a la Defensoría del Pueblo, a la que acusa de servir al gobierno. Pero hasta ahora, tras seis semanas de protestas, las fuerzas de seguridad no han dejado que los opositores lleguen al centro de Caracas, donde están el Palacio Presidencial de Miraflores y los poderes públicos, produciéndose batallas campales con los manifestantes en el este y oeste de la ciudad.

“La muerte de este chamo duele como si fuera hijo de uno. Estas protestas son necesarias porque el país está muy mal, pero no sabemos a dónde se va a llegar. Estamos como en una guerra”, dijo Caroline Oria, quien salió a la puerta de su trabajo para ver pasar la marcha.

EU, ALERTA SOBRE ARMAS

En medio de la creciente represión, en la que la oposición denuncia la participación de grupos de civiles armados por el Gobierno (los llamados colectivos), el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos (EU), Mike Pompeo, aseguró ayer que en Venezuela hay una gran cantidad de armas y existe el riesgo de que caigan en manos equivocadas.

La declaración de Pompeo se produjo durante una audiencia en la Comisión de Inteligencia del Senado, en la que, tras ser consultado por el senador republicano Marco Rubio, remarcó que se trata de “una amenaza real”, aunque matizó que aún “no hemos visto ninguna transferencia de armas importante”.

La audiencia versaba sobre los peligros en materia de seguridad en el mundo.

El director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, también estuvo allí y el tema de Venezuela volvió a surgir al hablar de las amenazas en el continente americano. “El gobierno impopular y autocrático de Venezuela optará por métodos cada vez más represivos para contener a los opositores políticos y el descontento en las calles”, indicó.

En Venezuela, país sentado sobre las mayores reservas de crudo del mundo, “el petróleo por mucho ha sido la gallina de los huevos de oro del régimen, pero la mala gerencia ha llevado a una caída de los ingresos”, apuntó Coats. Según la inteligencia estadounidense, Caracas “tendrá problemas para contener la inflación, hacer pagos de deuda y pagar importaciones de bienes básicos y medicinas”, señaló. Y esos problemas “probablemente continuarán azuzando las tensiones a lo largo de 2017”, añadió.

‘LOBBY’ INTERNACIONAL

Mientras la mayoría de los diputados opositores encabezaron la lucha en la calle esta semana, el presidente de ese órgano del Estado busca apoyo de los países de América Latina para imponer junto con la presión internacional una “agenda democrática” al gobierno. Así lo dijo ayer Julio Borges desde Lima, Perú, en donde se reunió con el presidente Pedro Pablo Kuczynski y con representantes del Congreso.

Borges reconoció que la crisis humanitaria y el clima de fuertes protestas de su país traspasaron fronteras por la ola de refugiados que afronta la región. “La petición que llevo al Congreso y al presidente peruano es que nos ayuden, junto con otros presidentes con los que hemos conversado, a crear un gran grupo de presidentes amigos y promotores de la democracia en Venezuela”, declaró Borges a Reuters Televisión.

Borges afirmó que la estrategia de presión en la calle y el llamado internacional buscan “quebrar la conciencia en las fuerzas armadas y los grupos políticos” que aún apoyan a Maduro y para que no haya más muertes. La única salida es la apertura hacia una democracia con derechos humanos, dijo.

Kuczynski es un crítico de cómo el gobierno ha manejado la crisis y a fines de marzo retiró de forma definitiva a su embajador en Caracas tras la decisión, después derogada parcialmente, del Tribunal Supremo, de arrogarse funciones legislativas.

Borges dijo en el Congreso lo que había declarado más temprano a la radio RPP: que buscará sumar apoyo de Colombia, Argentina, Ecuador y Brasil. “Hay un nuevo mapa en Latinoamérica, que estoy seguro que va a apoyar con mucha contundencia esta agenda democrática para Venezuela”.

Luego de la reunión, Kuczynski declaró: “Es fundamental que los países de América, de norte a sur, apoyen en Venezuela el bienestar de su pueblo, la ayuda humanitaria (...) Estamos dispuestos a ayudar como parte de un grupo de países de América preocupados por un vecino importante, porque hoy Venezuela es el tema número uno en América”.

Y mientras el presidente del Legislativo busca cohesionar el apoyo en América, el Congreso español aprobó ayer por 259 votos a favor, 20 en contra de grupos regionales de izquierda y 58 abstenciones del grupo de izquierda radical Podemos, una resolución en la que muestra su preocupación por el deterioro de la situación política en Venezuela y reclama al gobierno respeto por la democracia.

La proposición no de ley fue presentada por el conservador Partido Popular del presidente del Gobierno Mariano Rajoy. En el texto, los diputados muestran su gran “preocupación por la grave crisis institucional que vive el país”, en una escalada de violencia que dejó 39 fallecidos en 40 días de manifestaciones. Por ello, exigen al gobierno que asuma responsabilidades para “lograr el respeto de la democracia”, “garantice la separación de poderes y el Estado de derecho” y ordene “la inmediata liberación de todos los presos políticos”. También reclaman a Caracas que promueva el diálogo y convoque a elecciones como lo pide la oposición, con mayoría en la Asamblea y que rechaza la constituyente convocada por Maduro.

La proposición se debatió el pasado martes durante un tenso debate presenciado por familiares de opositores presos en Venezuela, como el padre de Leopoldo López, ahora residente en Madrid, o la esposa de Antonio Ledezma, Mitzy Capriles.

“La gente muere en las calles, los venezolanos son asesinados en las marchas pacíficas o silenciados por los gases lacrimógenos”, denunció entonces el diputado conservador Fernando Martínez-Maillo, compañero de filas de Rajoy. “Allí el Estado de derecho es una entelequia, denunciada por todos los organismos internacionales (...) nosotros consideramos que es una dictadura”, aseguró.

Pablo Bustinduy, el representante de Podemos, acusó al PP de “echar gasolina al fuego”. “No han contribuido en nada a buscar una solución política, dialogada”.

El Gobierno venezolano reiteró ayer su acusación a Estados Unidos de financiar y dar “apoyo logístico” a los “grupos violentos” de la oposición, que “han facilitado una insurgencia armada”.

La Cancillería sostuvo que la “violencia vandálica y extrema” de las últimas semanas también se debe a decisiones “intervencionistas” de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Al conocer el fallecimiento de Castillo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó“la brutal represión” y aseguró que el juzgamiento de civiles en tribunales militares es propio de una “dictadura”. Y es que, al menos 70 civiles están siendo enjuiciados por esas cortes, lo que la oposición atribuye a un intento por desactivar las protestas.

Anoche, Maduro lamentó el fallecimiento de los últimos dos jóvenes –Castillo y Anderson Dugarte–, y volvió a acusar a la oposición de sus muertes. “Ayer [10 de mayo] murió en Mérida un joven trabajador [Dugarte]. Los medios de comunicación de la derecha no les importa. Murió abaleado por un francotirador que la MUD ha colocado en algunas partes del país para matar al pueblo”, informó Venezolana de Televisión.

También dijo que pidió investigar a los dueños de colegios privados que se han dado a la tarea de estimular el odio y la violencia; y a los funcionarios que abusen de la fuerza física de cualquier ciudadano.

Edición Impresa