JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Familias de acogida, los héroes anónimos de la JMJ

Familias de acogida, los héroes anónimos de la JMJ
Jóvenes de Guatemala posan junto a Danay Díaz, al fondo de azul, quien les abrió las puertas de

La iglesia del Carmen, en la vía España, estaba ayer llena de peregrinos que participaron en el interior el país de las actividades previas a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), la cual se desarrolla en Panamá desde hoy hasta el próximo 27 de enero.

Dentro de ese grupo de jóvenes había unos procedentes de Guatemala, que esperaban a las familias que les darían acogida durante su permanencia en la ciudad capital del país.

También se encontraba allí Danay Díaz, quien da hospedaje a 10 peregrinos guatemaltecos.

Díaz explicó que entre los apoyos que las familias de acogida deben brindar a los jóvenes está orientarlos para que puedan movilizarse en transporte público. También es parte de su trabajo organizar un día familiar, de manera que puedan compartir experiencias.

También hay normas que deben seguir con los peregrinos, y una importante es los horarios, precisó Díaz. Ellos no deben regresar a las casas de sus “familias” pasadas las 12:00 de la noche sin haberlo informado antes, por su seguridad. Y es que, generalmente, antes de esa hora concluirán todos los eventos y actividades de la JMJ en la ciudad de Panamá, con excepción de la vigilia del próximo 26 de enero, en Metro Park.

Los peregrinos

Guillermo González Ramírez, uno de los peregrinos, de 21 años, relata que su abuela le pagó el pasaje para que asistiera a la JMJ en Polonia, y que se lo agradeció mucho.

El estudiante de informática aseguró que asistir a la jornada en Cracovia, en julio de 2016, fue un gran momento en su vida, el cual quería vivir nuevamente, y que una experiencia similar ya está viviendo en Panamá.

Alejanda Bran, de 30 años de edad, es otra peregrina del grupo que estuvo en Polonia y ha venido a Panamá. Narró que para conseguir el dinero para los boletos de avión y solventar la estadía en el país que acoge la actividad los jóvenes hacen sacrificios, como ahorrar o trabajar horas extras para juntar el dinero.

Muchos de estos chicos procedentes de Guatemala estuvieron en Penonomé, provincia de Coclé, para la prejornada, la semana pasada, donde intercambiaron aspectos de su cultura y bailes tradicionales con los habitantes de esa región.

Edición Impresa