PERFIL

Franz Wever, el hombre escándalo

Franz Wever, el hombre escándalo
Franz Wever, el hombre escándalo

Franz Wever dice que tiene la experiencia y la preparación para ser magistrado del Tribunal de Cuentas. Muestra un currículo en el que anota una licenciatura en derecho y una serie de habilidadees en otros campos, pero olvida facetas de su vida pública que lo han puesto en el centro de las críticas y cuestionamientos.

+info

‘No voy a declinar a mis aspiraciones a magistrado’: Franz WeverFranz Wever cabildea por cargo de magistrado del Tribunal de CuentasEl deporte: negocio familiar de los Wever‘Yo soy Satán, pues, ¿qué vamos a hacer?’

Abogado de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología; y exmiembro de las Fuerzas de Defensa, periódicamente es motivo de escándalos. En agosto de 2008 protagonizó el incidente de “la bragueta”. Wever, quien en ese entonces era el secretario del Comité Olímpico de Panamá, se disponía a viajar a Pekín, China, para participar en los Juegos Olímpicos. Un fotógrafo de Mi Diario le tomó una foto, pero Wever se molestó y en protesta se tocó los genitales y exclamó: “Quieren que me lo saque para que le tomen foto”. Gremios periodísticos del país lo declararon “no grato”.

Un año después, en 2009, volvió a ser noticia cuando se fue a golpes con su copartidario Enrique Kike Flores en la sede del Partido Revolucionario Democrático (PRD). Hubo gritos y acusaciones de traición. De peleas no es poco lo que sabe. Revólver en mano, se enfrentó con un compadre. “Mi compadre fue el que disparó. Yo saqué mi revólver, pero no disparé. Solo le pegué a mi compadre”, aseguró en un Knockout en 2018.

En 2007, siendo diputado del circuito 8-7, cambió su residencia electoral al 8-3, Chame, para activarse políticamente en esa área. Demandó la norma del Código Electoral que establece que los electores solo pueden votar en las áreas donde habitan. Él quería llevarse a los votantes de Panamá para Chame. La Fiscalía Electoral investigó múltiples cambios de residencia fraudulentos en esa área.

A pesar de ser miembro del PRD, su habilidad le alcanza para obtener favores en partidos adversarios. Logró que la Presidencia, en manos del Partido Panameñista, le pagara una cirugía para sacarle piedras de los riñones que costó $7 mil 787.

El año pasado fue vinculado al desvío de fondos que Pandeportes otorgó a la federación de natación, organismo que él preside.

Su estrategia política le falló en 2009 y 2014, cuando no logró ser electo diputado. Eso no le impidió seguir ligado al Legislativo, donde fue asesor, y ahora secretario general, cargo al que llegó por el pacto de gobernabilidad entre el PRD y el Panameñista. La Asamblea es su territorio. Fue electo legislador por primera vez en 1994, reelecto en 1999 y 2004. Su fortaleza política la adquirió en las filas de la dirigencia transportista, especialmente en la Federación Nacional de Conductores de Taxis, fundada en 1974 con el apoyo del entonces dictador Omar Torrijos.

Edición Impresa