INCAUTACIÓN

Iraníes ignoran llamados para liberar barco petrolero

Irán hizo caso omiso ayer a los llamamientos del Reino Unido, Estados Unidos y sus aliados, para que libere el petrolero de bandera británica incautado el día antes en el estrecho de Ormuz.

Los Guardianes de la Revolución iraníes dijeron haber abordado el “Stena Impero” el viernes, por “no respetar el código marítimo internacional” en ese paso por el cual circula un tercio del petróleo mundial.

El buque, de propiedad sueca, fue trasladado al puerto iraní de Bandar Abbas, según las autoridades portuarias de la provincia de Hormozgán. Se trata de la segunda incautación de un buque en pocos días por parte de Irán, y ocurre luego de que la justicia del enclave británico de Gibraltar decidiese prolongar 30 días la retención de un petrolero iraní, interceptado el 4 de julio bajo sospecha de querer entregar crudo a Siria en violación de las sanciones europeas contra Damasco.

Irán negó esta acusación y ya había advertido que respondería a este acto de “piratería”.

Edición Impresa