JUSTICIA. LOS POLíTICOS QUE NO ESCAPARON DEL PROCESO

Juego de poder tras las rejas

Juego de poder tras las rejas
Ministros de Estado, gerentes de bancos y legisladores han ido a parar a la cárcel por delitos contra la administración pública, pero salen al poco tiempo.


El proceso contra Rafael Guardia Jaén, exdirector del Programa de Ayuda Nacional (PAN), puede constituirse en una excepción a la costumbre de impunidad panameña.

En caso de que condenen a Guardia a prisión, y que en efecto, cumpla esta pena privativa de la libertad, se rompería una tradición punitiva: funcionarios de alto perfil y figuras políticas logran salir de la cárcel antes de 12 meses.

Hace un poco más de 20 años, con más precisión, el 23 de noviembre de 1994, Mario Miller, entonces legislador por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), fue sorprendido en “flagrante delito”. Gabriel Castro, exdirector de la desaparecida Policía Técnica Judicial (PTJ), declaró que Miller aceptó un maletín con $100 mil como precio exigido a un grupo de comerciantes a quienes extorsionaba.

Miller fue capturado en el acto, y fue condenado a 44 meses de prisión por los delitos de extorsión y asociación ilícita para delinquir.

Pese a los testimonios en contra, Miller, hoy militante de Cambio Democrático (CD), denunció de forma reiterada la existencia de una persecución política en su contra del presidente de turno, Ernesto Pérez Balladares.

MARTINELLI

En 2005, cuando asumía la presidencia el perredista Martín Torrijos, detuvieron a Bolívar Pariente, gerente del Banco Nacional en el periodo de la presidenta Mireya Moscoso (1999–2004).

Pariente fue investigado por irregularidades en el otorgamiento de un préstamo millonario para construir la barriada Prado del Este, en una zona de riesgo por inundaciones.

Pariente estaba en el exterior cuando se inició el proceso. Regresó y en abril de 2005 se entregó en Chiriquí al director de la PTJ, Jaime Jácome. Durante la detención permaneció en una celda exclusiva.

Estuvo recluido en el centro penal El Renacer desde el 29 de julio de 2005. En octubre, el pleno de la Corte Suprema de Justicia declaró legal su detención, pero cambiaron esta medida por la de país por cárcel.

El hoy expresidente Ricardo Martinelli criticó en su momento la falta de seguridad del gobierno de Torrijos, porque Pariente salió y entró del país sin que se las autoridades se dieran cuenta.

Martinelli después cambió su postura. Sobre Pariente, exigió respeto por el debido proceso. Nueve años después, el 26 de julio de 2014, Martinelli aprovechó las facultades propias de la Presidencia para indultar a Pariente.

El regreso seguro

Otra prueba para el gobierno de Torrijos fue la llegada al país del exgerente del Banco Nacional Rafael Arosemena. Retornó el 19 de diciembre de 2006, tras un exilio de 16 años en México.

Arosemena acumula hoy ocho condenas por peculado, y suman más de $14 millones. Estuvo 76 días en la cárcel El Renacer, y por tener una edad avanzada cumple medida cautelar de depósito domiciliario. Tiene 82 años.

de ministros a la celda

En 2008 y 2009 fueron objeto de varios escándalos Belgis Castro y Salvador Rodríguez, ministros de Educación en el periodo de Torrijos.

El 27 de agosto de 2009, la Fiscalía Anticorrupción ordenó la detención de Castro; después lo trasladaron al centro penitenciario El Renacer. No fue hasta el 14 de noviembre de 2011 que la Fiscalía Segunda Anticorrupción le impuso una medida cautelar de impedimento de salida del país.

En mayo de 2013, lo condenaron a tres años de prisión por otorgar contratos para la remoción de fibra de vidrio en varias escuelas del país. En este momento, goza de la medida cautelar de arresto domiciliario. Se halla en su casa.

El 28 de enero de 2009, el cuarto ministro de Educación de la gestión de Torrijos, Salvador Rodríguez, fue enviado a El Renacer.

Permaneció 42 días bajo detención preventiva. Obtuvo libertad condicional luego de consignar una fianza de excarcelación de $150 mil impuesta por el Juzgado Undécimo Penal.

A Rodríguez lo condenaron después de una denuncia presentada en junio de 2009 por la periodista Lucy Molinar, quien ocupó ese cargo de 2009 a 2014.

Molinar tiene actualmente medida cautelar de país por cárcel, y enfrenta cargos de peculado en un supuesto sobrecosto en la compra de mochilas.