MEDIOAMBIENTE

Líder indígena pide ‘condena internacional’ de Jair Bolsonaro por su política amazónica

Líder indígena pide ‘condena internacional’ de Jair Bolsonaro por su política amazónica
Líder indígena pide ‘condena internacional’ de Jair Bolsonaro por su política amazónica

El líder indígena brasileño Ailton Krenak afirma que el presidente Jair Bolsonaro debe ser “condenado internacionalmente” por su ofensiva contra las reservas indígenas, que pretende abrir a la minería y la agropecuaria, con riesgo para la selva amazónica y el equilibrio del clima en el planeta.

+info

Incendios en Brasil continúan en aumento a pesar de su prohibiciónLa Amazonia afronta peligros más allá de los incendiosBrasil prohíbe quemas; ONU piensa en una cumbre mundial sobre la Amazonía

El dirigente, de 65 años, sabe de lo que habla. Los krenak viven como “refugiados en su propio territorio” a orillas del Rio Doce, devastado en 2015 por el colapso de un dique minero en el municipio de Mariana (Minas Gerais, sudeste).

“Estamos ante un peligro nuevo, porque el capitalismo nunca estuvo tan enloquecido. Las corporaciones derrocan y eligen gobiernos. (...) Es una situación de violencia, de descontrol, donde el interés privado gobierna a naciones y pueblos. El interés público parece algo absurdo. Las políticas públicas, una payasada”.


Ailton Krenak

En su último libro, Ideas para alejar el fin del mundo, Krenak alerta sobre el crecimiento en todo el mundo de “una gran intolerancia respecto a quien es aún capaz de experimentar el placer de estar vivo, de danzar, de cantar”, y afirma que sin una transformación profunda nos convertiremos en una humanidad de “zombis”.

Krenak se dio a conocer en 1987, cuando vestido con un impecable traje blanco se embadurnó el rostro de negro con la grasa de un fruto tropical -símbolo de pena en su etnia-, mientras abogaba pausadamente desde el estrado de la Asamblea Constituyente por los derechos de los pueblos originarios.

La Constitución de 1988, redactada tras la larga dictadura militar (1964-1985), garantizó finalmente a los indígenas el derecho a ocupar sus tierras ancestrales, demarcadas por el Estado.

La aplicación de esa medida siempre estuvo plagada de conflictos y bajo sospecha de los militares nacionalistas de poner en peligro la soberanía de Brasil, con el apoyo de oenegésforáneas.

Así y todo, hay 1.17 millones de km2 de tierras demarcadas (13.8% del país), donde viven 800 mil indígenas.

“Mucha tierra para poco indio”, declaró Bolsonaro la semana pasada, cuando los incendios se multiplicaban en la Amazonía, principalmente a causa de las actividades de deforestación, según especialistas. Y el mandatario de ultraderecha advirtió que pondría fin a la “psicosis de la demarcación”.

Krenak multiplica sus intervenciones para contrarrestar esa ofensiva y considera que concederle el Premio Nobel de la Paz al cacique Raoni -recibido recientemente por el papa Francisco- sería una “excelente” oportunidad para que el mundo entienda la importancia de la causa indígena.

Brasileños consideran que les compete administrar su selva

Para 76% de los brasileños es “legítimo” el interés internacional por preservar la Amazonía, pero un 75% considera que la administración de su selva tropical corresponde a Brasil, según una encuesta de Datafolha divulgada ayer.

La reconocida encuestadoras, realizó el sondeo entre el 29 y 30 de agosto, una semana después de que un aumento de incendios en la Amazonía fue foco de un intercambio de palabras entre el presidente Jair Bolsonaro y su par francés, Emmanuel Macron, quien planteó conferir a la selva tropical un “estatuto internacional”, lo que Bolsonaro calificó de intromisión a la soberanía nacional.

Para 22% de los entrevistados, la idea es plausible, pero 40% considera que Brasil debe administrar la Amazonía “de acuerdo con los intereses del país”. Un 35% opinó que aunque la selva debe ser gerenciada por Brasil, el país “debe escuchar también a gobiernos e instancias internacionales”.

Edición Impresa