CRISIS POLÍTICA

Maduro arremete; la oposición no se deja

Maduro arremete; la oposición no se deja
Maduro arremete; la oposición no se deja

El contraataque del oficialismo venezolano lanzado contra el Parlamento opositor tras el fallido alzamiento militar contra Nicolás Maduro deja un diputado preso y tres refugiados en sedes diplomáticas, una ofensiva repudiada por Juan Guaidó, que llamó a salir a las calles el sábado.

Acusado, al igual que otros nueve colegas de apoyar la sublevación del 30 de abril, el vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano, fue detenido la noche del miércoles en una “operación cinematográfica”, mostrada en redes sociales y narrada en Twitter por el propio diputado.

Agentes del servicio de inteligencia, con armas largas, interceptaron a Zambrano en su vehículo 4x4 frente a la sede de su partido. El legislador se negó a bajar y tuvo que llegar una grúa para llevarse el coche.

Una caravana de patrullas fue cortando las calles para permitir el veloz paso de la grúa con el vehículo hasta el Helicoide, el temido cuartel del servicio de inteligencia (Sebin). En la tarde de ayer jueves, su defensa no había tenido acceso al dirigente, denunció a periodistas su abogada Lilia Camejo.

Otros tres diputados se refugiaron en sedes diplomáticas para evitar su captura por la rebelión que encabezó Guaidó en su intento por desalojar a Maduro del poder: Richard Blanco en la residencia del embajador de Argentina, y Mariela Magallanes y Américo De Grazia en la del embajador de Italia.

“Si podemos hablar de un golpe de Estado en Venezuela, aquí está: el desmontaje del Parlamento Nacional”, reaccionó Guaidó en una rueda de prensa en Caracas, en la que acusó a Maduro de usar el “terrorismo de Estado” para aferrarse al poder.

“No nos vamos a detener, vamos a seguir en las calles. Este es un proceso que termina con la libertad de Venezuela”, advirtió el presidente designado, llamando a una nueva protesta nacional el sábado.

Posición de Panamá

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, rechazó ayer la detención del vicepresidente de la Asamblea venezolana, Edgar Zambrano, calificándola de “ilegal y arbitraria”. “Es necesario el respeto al orden constitucional en este hermano país”, dijo Varela a través de su cuenta oficial de Twitter.

En tanto, la vicepresidenta y canciller de la República, Isabel de Saint Malo de Alvarado, llamó al estricto respeto del orden constitucional y los derechos humanos en el país sudamericano.

Edición Impresa