CRISIS POLÍTICA

Nicolás Maduro, vulnerable a otra rebelión militar

Nicolás Maduro, vulnerable a otra rebelión militar
Nicolás Maduro, vulnerable a otra rebelión militar

En noviembre del año pasado el presidente “usurpador” de Venezuela, Nicolás Maduro, apostó a Manuel Ricardo Cristopher Figuera para dirigir el temido Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Siete meses más tarde, Figuera revela la corrupción del régimen de su antiguo jefe.

“Nunca vi la situación del país y la corrupción del Gobierno tan de cerca como la vi en mis últimos seis meses”, dijo al diario Washington Post.

“Entendí que Maduro es la cabeza de una empresa criminal. Su propia familia está involucrada”, afirmó al señalar negocios ilícitos de oro con participación de un asistente de Nicolás Maduro Guerra, hijo del mandatario “usurpador”.

Guaidó denuncia arresto de militares

El líder opositor y reconocido presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, Juan Guaidó, denunció ayer en la capital caraqueña la detención de cinco militares y dos policías venezolanos -incluido un general- por parte de agentes de inteligencia, y dijo que se desconoce su paradero.



Figuera, quien ayer llegó a Estados Unidos, coordinó en abril la fracasada rebelión contra Maduro, por lo que fue destituido, huyendo posteriormente hacia Colombia. En sus revelaciones, dijo que grupos irregulares operan en Venezuela bajo la protección del régimen, entre ellos miembros del grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN), activo en áreas mineras en el estado sur de Bolívar.

Agregó que células de Hezbolá operan en varios puntos de la geografía venezolana, además de una fuerte influencia cubana en el palacio presidencial en Caracas, con llamadas constantes a Maduro del expresidente de Cuba Raúl Castro.

El otrora jefe de seguridad del fallecido expresidente Hugo Chávez reconoció que como jefe del Sebin cometió atropellos. “Tengo una gran deuda con la gente que sigue en la cárcel… La gente que se le murió familia y no los pudieron ni ver. Eso me quiebra”, se confesó.

El Post indica que en las 12 horas que conversó con Figuera este denunció casos de lavado de dinero vinculados al exvicepresidente Tareck El Aissami, actual ministro de Industrias, y acusado en Estados Unidos de narcotráfico.

Respecto a la fallida rebelión, dijo que el plan fracasó cuando se echaron para atrás el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y el jefe del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno. Moreno, según el Post, pedía 100 millones de dólares para sumarse al complot.

Las declaraciones de Figuera y la noticia de su llegada a Estados Unidos se conocieron el mismo día en que el exjefe policial venezolano Iván Simonovis, detenido en 2004, anunció en Twitter estar en libertad junto a fotos que lo ubican en la capital estadounidense.

EU, ‘esperanzado’

Elliott Abrams, delegado especial del presidente Donald Trump para la crisis en Venezuela, dijo ayer que su gobierno está “esperanzado” en que la presencia en el país de Figuera aliente un cambio en Caracas.

Anotó que Maduro sigue vulnerable a otra rebelión militar.

“No podemos predecir el futuro. Solo puedo decir que parece que, si uno le pregunta a Maduro, sus temores de otra revuelta no han terminado”, comentó.

Maduro, por su parte, asegura que Figuera era un infiltrado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y que llevaba un año trabajando para el Gobierno estadounidense.

(Con información de AFP, El Nacional, NTN24)

Edición Impresa