COMPRA DE EPASA

Expresidente Martinelli, mencionado en caso New Business

Expresidente Martinelli, mencionado en caso New Business
Expresidente Martinelli, mencionado en caso New Business

El expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) ha sido mencionado por varios imputados en la investigación del caso New Business, relacionado con el presunto delito de blanqueo de dinero en las transacciones para la compra de Editora Panamá América, S.A. (Epasa).

Así lo reveló ayer el fiscal primero contra la Delincuencia Organizada, David Mendoza, quien dijo que se analiza solicitar al Tribunal Electoral el levantamiento del fuero penal electoral al expresidente, que es candidato a diputado por el circuito 8-8 y por la Alcaldía de la capital.

También se evalúa el blindaje que le da el principio de especialidad, bajo el cual Martinelli fue extraditado de Estados Unidos y que señala que solo puede ser juzgado por el caso de las escuchas.

Fiscal: fondos del edificio de la Asamblea se desviaron a New Business

Un millón de dólares del contrato adjudicado en 2010 al Grupo Corcione y Asociados, S.A. -de Nicólas Corcione- para la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Nacional (AN) fue desviado a la sociedad New Business.

Así lo reveló el fiscal primero contra la Delincuencia Organizada, David Mendoza, al dar detalles de esta investigación.

New Business sirvió como sociedad canasta para acumular, al menos, $43 millones que fueron usados para comprar Editora Panamá América (Epasa), que aglutina tres medios impresos.

El contrato para construir la nueva sede fue adjudicado a Constructora Corcione y Asociados, S.A., en junio de 2010, cuando era presidente de la AN el diputado panameñista José Luis Popi Varela. Originalmente, el contrato fue de $19.5 millones. Sin embargo, durante la presidencia de José Muñoz en el Legislativo el costo de la obra se elevó a $22.5 millones.

En el expediente consta que para octubre de 2010, Constructora Corcione y Asociados solicitó a la AN un adelanto de $2 millones, como parte de unacláusula que estaba pactada en el contrato. Luego, la empresa pidió a Capital Bank confeccionar un cheque de gerencia -de un millón de dólares- a nombre de Grupo Clio, S.A., sociedad que está ligada a Nicolás y José Corcione. Como siguiente paso, el contratista transfirió el dinero a la sociedad canasta New Business.

Por estas pruebas que hay en el expediente, la fiscalía le formuló cargos a los hermanos Corcione, por la presunta comisión del delito de blanqueo de capitales.

New Business, según las pesquisas del Ministerio Público, recibió fondos que estaban destinados a la ampliación de la autopista Arraiján-La Chorrera, adjudicada en el gobierno pasado a la empresa Transcaribe Trading (TCT), de los hermanos David y Daniel Ochy.

De acuerdo con las pesquisas, los hermanos Ochy lograron transferir $3 millones, al menos, a 10 sociedades controladas por empresarios y comerciantes del país, a través de cuentas bancarias que sirvieron para la adquisición de las acciones de la sociedad Epasa en 2010.

El fiscal señaló que el 29 de enero pasado se venció el plazo de un año que le otorgó el Órgano Judicial a la fiscalía para seguir las pesquisas, y que ya elevó una solicitud al Juzgado Decimoctavo Penal para que le conceda un año más de prórroga para continuar con la investigación, que fue declarada como caso complejo con fundamento en la Ley 121 de 2013, sobre delincuencia organizada.

El fiscal explicó que solicitó la prórroga adicional debido a que varios implicados han mencionado dentro de la investigación el nombre del exmandatario Martinelli.

Ante esto, manifestó que analiza solicitar al Tribunal Electoral el levantamiento del fuero penal electoral a Martinelli, quien es candidato a alcalde y a diputado para los comicios de 2019.

Asimismo, dijo que se estudia el principio de especialidad que señala que Martinelli solo puede ser juzgado por el delito para el cual fue extraditado desde Estados Unidos: el presunto delito de inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad y contra la administración pública, caso conocido como los pinchazos.

Edición Impresa