TERRITORIO

Nasos, dispuestos a ir a la CIDH si la Corte rechaza creación de comarca

Nasos, dispuestos a ir a la CIDH si la Corte rechaza creación de comarca
Ubicación

La Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (Coonapi) está a la espera de la decisión que adopte la Corte Suprema de Justicia (CSJ) luego de que el presidente de la República, Juan Carlos Varela, decidiera en marzo pasado objetar por “inexequible” el proyecto de ley 656, por el cual se crea la comarca Naso Tjër Di.

+info

Indígenas rechazan veto a proyecto de ley que creaba la comarca NasoPor afectar áreas protegidas el presidente Varela veta proyecto de ley para crear la comarca NasoEcologistas solicitan veto a ley que crea comarca NasoAprueban en tercer debate el proyecto de ley que crea la comarca Naso

En diciembre de 2018, Varela vetó el proyecto de ley que impulsaron los diputados perredistas Benicio Robinson y Ausencio Palacio, por considerar que la iniciativa obvió el requerimiento de consulta pública y estudios técnicos previos, pero fue aprobada por insistencia en la Asamblea Nacional el pasado 20 de febrero.

Elibardo Membache, vicepresidente de Coonapi, dijo que aguardan a que la Corte falle a favor de crear la comarca Naso Tjër Di, y de no obtener un fallo favorable, llevarán su reclamo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La polémica por la creación de la sexta comarca en el país surgió porque de las 160 mil 616 hectáreas de extensión que comprende, 146 mil 863 hectáreas o 91% corresponden a tierras declaradas como área protegida.

De esa extensión, 125 mil 141 hectáreas están dentro del Parque Internacional La Amistad (PILA) y 21 mil 722 hectáreas pertenecen al Bosque Protector de Palo Seco, reservas ambientales que están entre las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí.

‘Hay un compromiso’

En ese sentido, Membache recordó que desde septiembre de 2014 “hay un compromiso” del Gobierno con la dirigencia de los pueblos originarios, en el que se contempla el reconocimiento de los pueblos naso tjër di y bri-bri, que no disponen de un territorio.

“Para nosotros el concepto de que crear una comarca o titular tierras colectivas es sinónimo de pobreza es falso, ya que los pueblos indígenas son la garantía de la conservación del ambiente y también podemos producir como el resto de las provincias del país”, expresó.

No obstante, la realidad es que entre el 81% y el 99% de los niños y adolescentes que residen en las comarcas Ngäbe Buglé, Guna Yala y Emberá Wounaan viven en pobreza, según el más reciente Índice de Pobreza Multidimensional de Niños y Adolescentes en Panamá (2018), del Ministerio de Desarrollo Social, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

Objeciones

Mientras los indígenas defienden la creación de la comarca, la Asociación para la Conservación de la Biosfera, de Chiriquí, enumera una lista de razones por las que esta ley no es viable, entre ellas, que el PILA es la concentración boscosa de mayor tamaño de Centroamérica y tiene especies únicas, que es un área “núcleo” de la reserva de la biosfera en el mundo, así como Patrimonio de la Humanidad (categoría que comparte con Costa Rica).

Ezequiel Miranda, presidente de la agrupación ambiental, aseguró que los indígenas cuentan con un espacio fuera del parque, que suma 13 mil hectáreas, lo cual, visto per capita, es suficiente.

De acuerdo con el Censo de Población de 2010, en el país la población naso y teribe incluye a por lo menos 4 mil 46 personas.

Además, indicó que concederle esa cantidad de hectáreas a los indígenas puede llevar a que el PILA pierda la categoría de Patrimonio de la Humanidad otorgada en 1983 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Para Miranda, el presidente Varela ha hecho historia al interponer el recurso ante la Corte, pues es una iniciativa que no fue consultada con los actores clave, que tienen más de 20 años de incidir en la conservación del área protegida.

Susana Serracín, de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, planteó que la Corte debe analizar todos los elementos involucrados, para tomar una decisión apegada a los intereses ambientales y de respeto a los derechos indígenas.

Sostuvo que, de acuerdo con el Sistema Centroamericano de Áreas Protegidas, en la región las zonas declaradas reservas ambientales se sobreponen un 70% en territorios indígenas.

Acotó que sería interesante que la Corte revise las experiencias de países que han aplicado gobernanza de territorios donde se superponen áreas protegidas y comarcas indígenas.

Respuesta de Miambiente

El Ministerio de Ambiente (Miambiente) informó que la decisión adoptada por el Órgano Legislativo de aprobar una ley que crea la comarca Naso Tjër Di es una potestad que le da la ‘Constitución Política’ de la República de Panamá.

Además, de que la institución atendió con opiniones técnicas las consultas realizadas por la Asamblea y el Órgano Ejecutivo cuando le fueron solicitadas.

Edición Impresa