GUATEMALA

Ordenan cárcel para familiares de Morales

Ordenan cárcel para familiares de Morales
El hijo del presidente guatemalteco alegó ante la jueza que no obró queriendo defraudar a nadie. ‘Simplemente fue por querer ayudar’, agregó.

El hijo y el hermano del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se encuentran desde ayer en prisión preventiva por un caso de supuesto fraude que se remonta a 2013.

La magistrada que ordenó la medida de cárcel también los “ligó a proceso”, para que la fiscalía pueda investigarlos durante dos meses.

José Manuel Morales Marroquín, hijo del presidente, se entregó en la Torre de Tribunales, el pasado miércoles, luego de que se girara una orden de detención en su contra; y su tío, Samuel Morales, fue aprehendido por las autoridades.

El joven, de 23 años, que se había negado a declarar, habló ante la juez que lleva el caso, luego de que esta dictara la prisión preventiva.

“Si somos realistas, todos hemos visto una situación similar en Guatemala y por eso yo supuse que eso era hasta cierto punto normal”, señaló según reporte del diario Prensa Libre, en alusión a su participación en la búsqueda de facturas para un negocio de la familia de su exnovia para el Registro de la Propiedad.

“No vi nada malo en ese momento”, dijo en relación a presentar cotizaciones de las otras dos personas. “Mi novia Abdi me preguntó que si podía hacerlas (...) Fui inocente a la hora de actuar. No obré queriendo defraudar a nadie”, aseguró.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala informó del arresto de Samuel Morales por su supuesta participación en un fraude al Registro de la Propiedad por unos 180 mil quetzales (unos 23 mil dólares). Él negó los cargos en su contra.

El hermano del presidente ejercía de “asesor presidencial ad honorem”, según el mandatario, quien, a través de su página de Facebook se pronunció. “Ante los acontecimientos judiciales manifiesto que: 1. El imperio de la Ley debe prevalecer sobre todas las cosas. 2. El respeto absoluto a todos los procesos judiciales que permitan la averiguación de la verdad. 3. La certeza que prevalezca el principio constitucional de inocencia. 4. Mi confianza en la justicia y la imparcialidad de los jueces (...). Seguiré sentando las bases para que se fortalezca nuestra democracia, cueste lo que cueste”.

Sobre una posible implicación del presidente en el caso, la fiscal general Thelma Aldana apuntó: “No excluimos nada ni a nadie”.

La fiscalía explicó que se trata de tres casos relacionados con el Registro de la Propiedad, dos de ellos por la compra de desayunos que se pagaron con dinero del Estado y que no se brindaron.

El otro parte de la adquisición de canastas navideñas con facturas apócrifas de un restaurante que había financiado la campaña presidencial del partido Frente Convergencia Nacional, que llevó al poder a Morales.

Mario Orellana, exsuegro del hijo del presidente, también fue enviado a prisión preventiva.

Edición Impresa