POLíTICA EXTERIOR

Panamá se abstiene en votación para convocar a cancilleres del TIAR por crisis en Venezuela

Panamá se abstiene en votación para convocar a cancilleres del TIAR por crisis en Venezuela

Con la abstención de Panamá, 12 países americanos -incluido Estados Unidos- convocaron a los cancilleres de los estados parte del tratado de defensa TIAR a una reunión para tratar el “impacto desestabilizador” de la crisis en Venezuela.

+info

OEA se pronuncia por crisis en Venezuela y NicaraguaColombia dice que Venezuela busca bloquear sus infraestructuras con ayuda de grupos armados

La activación del órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) fue votada en el consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) por 12 de los 19 países signatarios del convenio: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela.

Cinco países se abstuvieron: Costa Rica, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay; en tanto Bahamas y Cuba estuvieron ausentes.

“La crisis en Venezuela tiene un impacto desestabilizador, representando una clara amenaza a la paz y a la seguridad en el Hemisferio”, indica la resolución al sustentar la invocación del artículo 6 del TIAR.

Diálogos y fracasos

Sobre Venezuela se han hecho varios intentos de diálogo. En uno de ellos participó el expresidente Martín Torrijos, junto a los exmandatarios Leonel Fernández ( República Dominicana) y José Luis Zapatero (España). Este esfuerzo, según el expresidente español, José María Aznar, solo sirvió para darle oxígeno a Maduro.



Según este artículo, “si la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier estado americano fueren afectadas por una agresión que no sea ataque armado, o por un conflicto extra continental o intracontinental, o por cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América, el órgano de consulta se reunirá inmediatamente”.

El TIAR, adoptado en 1947, dispone que la reunión de cancilleres deberá “acordar las medidas (...) para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente”.

Esas medidas pueden ir desde la ruptura de las relaciones diplomáticas, la interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones de todo tipo hasta el empleo de la fuerza armada.

Venezuela se retiró hace seis años del TIAR, pero en julio pasado, la Asamblea Nacional venezolana, liderada por el presidente encargado del país Juan Guaidó -considerado ilegítimo por el régimen de Nicolás Maduro- aprobó el regreso del país a ese pacto multilateral.

En tanto, el régimen de Maduro, señaló que Venezuela “no acepta ni reconoce ninguna obligación derivada” del TIAR.

Gustavo Tarre, designado por Guaidó ante la OEA, dijo el pasado martes que se buscará que la reunión de cancilleres del TIAR se realice al margen de la 74 Asamblea General de las Naciones Unidas, que abre el 17 de septiembre en Nueva York.

Otros cuatro países americanos eran parte del TIAR pero se retiraron en los últimos años: Ecuador, Nicaragua, México y Bolivia.

La posición de Panamá

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá, a cargo de Alejandro Ferrer, emitió un comunicado en el que señala que la abstención de ayer se debe a que el TIAR “contempla la posibilidad del empleo de la fuerza armada en Venezuela”.

Plantea que Panamá seguirá apoyando los esfuerzos multilaterales, pero “consecuente con su tradición y su historia, considera que una invervención militar no es el camino más adecuado para solucionar una crisis política interna”. Agrega que el país participará de la reunión convocada para los próximos días y propugnará por encontrar una “urgente e impostergable” solución a la grave crisis que afecta a millones de venezolanos.

Reitera el comunicado que Panamá reconoce a Juan Guaidó como el presidente encargado y el legítimo representante del Gobierno de Venezuela, así como el papel de la Asamblea Nacional, liderada por Guaidó, en la búsqueda del retonro de la democracia.

UE vuelve a llamar al diálogo

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, instó al gobierno y la oposición de Venezuela a reanudar su estancado diálogo para buscar una salida a la crisis del país caribeño.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, suspendió las conversaciones con la oposición el mes pasado en rechazo a nuevas sanciones de Estados Unidos contra su administración, mientras que el presidente encargado y líder opositor Juan Guaidó ha dicho que el diálogo con el gobierno “no funciona”.

Pero Mogherini dijo que se sintió “alentada” en mayo, cuando las partes iniciaron conversaciones mediadas por Noruega, y les pidió que regresaran a la mesa.
“Hablar siempre es mejor que pelear. (...) Esperamos que esto pueda reanudarse pronto”, dijo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL