TRANSPORTE

Panamá y los retos de su incipiente movilidad eléctrica en el transporte

Panamá y los retos de su incipiente movilidad eléctrica en el transporte
Panamá y los retos de su incipiente movilidad eléctrica en el transporte

La electrificación del transporte aún es un tema incipiente en Panamá, aunque el país está dando sus primeros pasos para implementar su Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica.

+info

Informe regional sobre movilidad eléctrica de Onu AmbienteAlcaldía pone a prueba servicio de transporte en el Casco Antiguo

Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente), presentado este mes, da cuenta de esto y detalla los avances en América Latina.

El documento, titulado Movilidad eléctrica: avances en América Latina y el Caribe, y oportunidades para la colaboración regional, indica que desde 2012 a esta fecha se han registrado 300 vehículos eléctricos en Panamá, la mayor parte de estos automóviles eléctricos híbridos enchufables.

Transporte público

El informe brinda una mirada sobre el transporte público de pasajeros y resalta, por ejemplo, que en 2014 el país inauguró la línea 1 del Metro (eléctrico) y en 2019 tendrá una segunda línea desde San Miguelito hasta el corregimiento 24 de Diciembre, en el este de la ciudad de Panamá.

De hecho, el plan de movilidad eléctrica contempla la integración de las líneas del Metro con el sistema de transporte de buses.

“La ventaja principal es que los autos eléctricos son relativamente más respetuosos con el ambiente, pues no emiten gases contaminantes”.


Susana Serracín, ambientalista.

El informe de ONU Medio Ambiente también hizo referencia a que el Municipio de Panamá y MiBus (operador de autobuses de la ciudad de Panamá) han estado probando la tecnología de autobuses eléctricos desde 2017.

Como parte de esta iniciativa, en agosto pasado pusieron en operación el primer servicio de autobús eléctrico, como un proyecto piloto promovido por el gobierno local, MiBus y la empresa china BYD para probar y mostrar los beneficios de esta tecnología.

El autobús tiene 8 metros de largo, 2.4 de ancho y 3.22 de alto, y capacidad para hasta 40 pasajeros. Su sistema es electrónico y recibe carga –que toma dos horas– para que pueda recorrer 250 kilómetros.

“Estamos implementando un proyecto para identificar las opciones tecnológicas y económicas para reducir emisiones de los autobuses”.


Emilio Sempris, ministro de Ambiente.

Hasta el momento, el Municipio de Panamá está en fase de evaluación de la propuesta, que funciona en el Casco Antiguo, corregimiento de San Felipe.

En términos generales, el informe indica que hay países que ya cuentan con las primeras versiones de la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica, como por ejemplo Chile y México, y que otros la tienen en estado avanzado, entre ellos, Colombia y Costa Rica.

Asimismo, que hay países que están iniciando, como Argentina y Panamá.

Para Susana Serracín, ambientalista de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, este tema es bastante novedoso, por lo que corresponde informarse adecuadamente para tomar una buena decisión.

Las estadísticas

300 son los vehículos que en el país funcionan con energía eléctrica, según los datos del informe. $500 millones se ahorraría el país a 2030 si la totalidad de la flotilla actual de buses y taxis en la ciudad de Panamá fuera reemplazada por vehículos eléctricos.



“En principio, la ventaja principal es que los autos eléctricos son relativamente más respetuosos con el ambiente, pues no emiten gases contaminantes y nocivos, pero igual implican el uso de energía eléctrica. No son 100% limpios, eso hay que tenerlo claro. Son menos ruidosos y más compactos, pero son más costosos”, agregó.

Según Serracín, si el mercado automotriz va hacia esa vía, será importante facilitar el acceso a talleres especializados, al igual que los sitios de recarga, pues no se utilizarían gasolineras, por ejemplo.

“En la Unión Europea, se están dando ciertos incentivos para que las personas elijan esta opción. Lo importante es tener presente el uso y la frecuencia. Todo parece indicar que es un mercado en desarrollo y Panamá no escapará de estos avances”, concluyó la activista.

Legalidad

Respecto al marco legal, hay una parte del estudio que habla de los incentivos fiscales. Tal es el caso de la Ley 69, publicada en octubre de 2012, en la que se otorga incentivos para la importación y venta de vehículos eléctricos e híbridos, al eximir del impuesto, sin importar el costo del vehículo.

A su vez, en agosto de 2018 Panamá lanzó el desarrollo de una Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica, con el apoyo de ONU Medio Ambiente.

Basado en este esfuerzo, se creó un grupo de trabajo gubernamental especial, dirigido por la Secretaría Nacional de Energía.

En aquel momento, ONU Medio Ambiente hizo un cálculo que estableció que si la totalidad de la flotilla actual de buses y taxis en la ciudad de Panamá fuera reemplazada por vehículos eléctricos, se ahorrarían casi $500 millones en combustibles para 2030 y se evitarían las emisiones de 8.5 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono.

El ministro de Ambiente, Emilio Sempris, informó que llevan a cabo un estudio para identificar las opciones tecnológicas y económicas para reducir emisiones de los autobuses. Eso implica el uso de la energía eléctrica.

“Panamá está en plena fase de transición hacia una movilidad urbana de primer mundo”, agregó el funcionario.

Edición Impresa