INCENDIO EN ALBERGUE DEJó 40 VíCTIMAS FATALES

Piden reforma a sistema de menores en Guatemala

Los organismos de Naciones Unidas (ONU) para la infancia y los derechos humanos urgieron ayer a Guatemala a hacer reformas profundas en la atención a los niños, una semana después del incendio en un albergue que dejó 40 niñas muertas.

18 menores aún luchan por sus vidas por las quemaduras.

“El Estado debe implementar de manera urgente las reformas estructurales para pasar de un modelo tutelar y de seguridad a un sistema de protección y de derechos humanos de la niñez y de la adolescencia”, se lee en un informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Unicef.

El documento, entregado a las autoridades, urge a adoptar acciones para “asegurar la no repetición” de la tragedia y evitar los abusos a los menores en estos centros. “El Estado guatemalteco tiene la oportunidad histórica para asegurar el respeto a la dignidad y el desarrollo humano de este grupo en situación de tanta vulnerabilidad”, añade el documento.

Al albergue son enviados por la justicia menores de hasta 17 años víctimas de abandono y violencia doméstica que cometieron algún delito o que fueron rescatados de las calles.

Edición Impresa