BANCO NACIONAL DE PANAMá

Procurador : Sala Tercera se contradice en fallos sobre demandas de Waked

Procurador : Sala Tercera se contradice en fallos sobre demandas de Waked
Procurador : Sala Tercera se contradice en fallos sobre demandas de Waked

El procurador de la Administración, Rigoberto González, señaló que la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ha dictado fallos contradictorios en dos demandas interpuestas por Abdul Waked contra el Banco Nacional de Panamá (BNP).

+info

Gerente del BNP: ‘estamos listos para enfrentar esta demanda’Demanda de Waked pone en riesgo de quiebra al Banco Nacional de PanamáCorte Suprema de Justicia abre el camino a la demanda de Abdul Waked

En un fallo del 3 de julio de 2017, el magistrado Abel Zamorano no admitió la demanda que interpuso Waked contra el BNP, por $165 millones, por supuestos daños y perjuicios, tras la firma del fideicomiso de los almacenes Felix.

En ese fallo, Zamorano rechazó la demanda porque consideró el fideicomiso de Felix como un acto cívico-comercial, cuya competencia no era de la Sala.

Mientras que el 23 de agosto de 2018, el mismo magistrado Zamorano, actuando como ponente, admitió una demanda muy parecida a la que rechazó en abril de 2017. Se trata de la demanda que Waked presentó contra el BNP por supuestos daños y perjuicios por mil 269 millones de dólares tras la firma del fideicomiso por el centro comercial Soho Mall.

De acuerdo con el procurador, estos fallos de la Corte no permiten establecer una jurisprudencia clara respecto a las demandas contra el Estado panameño, y envían una señal negativa sobre la seguridad jurídica del país.

La admisión de la nueva demanda por parte de la Corte ha puesto en alerta al BNP, cuyo gerente general, Rolando De León, advirtió de graves consecuencias para el banco si prospera la demanda de Waked.

En la mañana de ayer, la junta directiva del BNP se reunió para analizar los riesgos operativos que enfrentarían con la demanda.

‘Demanda contiene sesgos’

El procurador general de la Administración, Rigoberto González, señaló que la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) debió advertir sobre las posibles consecuencias que tendría para el sector financiero y el Banco Nacional de Panamá (BNP) la admisión de una millonaria demanda presentada por el empresario Abdul Waked contra la entidad bancaria.

“La sola admisión de la demanda tiene graves implicaciones para el BNP y el sistema bancario nacional, y ello no fue advertido por los magistrados”, dijo.

De esta forma, el procurador reaccionó tras la decisión de la Sala Tercera de negar la apelación que presentó contra la admisión de la demanda promovida por Waked contra el BNP y el Estado panameño, por un monto de mil 269 millones de dólares.

Procurador : Sala Tercera se contradice en fallos sobre demandas de Waked
Procurador : Sala Tercera se contradice en fallos sobre demandas de Waked

González, quien como procurador de la Administración ejerce la defensa del Estado, opinó que los magistrados debieron aplicar el principio de prudencia al admitir la demanda, para evitar una posible desestabilización económica del BNP si prospera la acción.

Fue el gerente del BNP, Rolando De León, quien advirtió en declaraciones a este diario que si llegara a prosperar esta demanda, ello acarrearía consecuencias catastróficas tanto para la entidad como para el sistema bancario.

Consecuencias

Al día de hoy, el capital del BNP es de $650 millones, mientras la demanda de Waked es por casi el doble.

Esto pondría al banco en un proceso de “quiebra técnica”, aunque no han faltado las voces que advierten de que hablar de estos términos es prematuro, porque no existe un fallo en firme contra el BNP. Además, se desconoce si una condena implica el pago del monto total reclamado.

En todo caso, el BNP ha levantado una voz de alerta, porque la admisión de la demanda abre la posibilidad de una sentencia en su contra.

Waked alega que fue presionado por el Gobierno y el BNP, que actuó como fiduciario del fideicomiso al que traspasó el centro comercial Soho Mall en julio de 2016, tras ser incluido en la Lista Clinton, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El banco insiste en que su rol fue el de fiduciario, con lo cual se convirtió únicamente en un custodio de los bienes (entre ellos, Soho Mall).

Waked tuvo que ceder sus bienes a nombre de fideicomisos para que estos, en un terreno neutral, pudieran entrar en un proceso de compra y así pagar las deudas que tenían con varios bancos acreedores.

Un punto de la defensa del BNP, según se ha podido conocer, es que en el contrato de fideicomiso hay una cláusula de finiquito, es decir, que Waked habría renunciado voluntariamente al derecho de presentar reclamos.

En la mañana de ayer, la junta directiva del BNP se reunió para analizar los riesgos operativos que enfrentarían con la demanda.

Por ahora, el banco no ha previsto hacer reservas por posibles pérdidas que eventualmente podrían generar una condena en su contra.

Desde la Superintendencia de Bancos se informó que los abogados del BNP deberán confirmar si la demanda tiene suficiente mérito para ser considerada para una contingencia.

“La decisión de la Corte abre una serie de incertidumbres difíciles de evaluar sin una decisión final todavía”, dijo un funcionario ligado a la entidad reguladora.

Demanda, con sesgos

El procurador también advirtió que la demanda, interpuesta por el exmagistrado Arturo Hoyos en representación de Waked, contiene sesgos de cómo se dieron los hechos que llevaron al Estado a participar en el fideicomiso.

Dijo que todo se originó por la acción emprendida por el Gobierno de Estados Unidos de incluir a las empresa de Waked en la Lista Clinton, que de inmediato generó una serie de presiones.

“Esa presión no la creó el Estado panameño, y quienes debieron reaccionar en primera instancia fueron los acreedores de las empresas Waked, entre ellos, los bancos”, explicó el funcionario.

Detalló que otro factor surgido tras la decisión de Estados Unidos fue la afectación de las empresas, lo que obligó a la intervención del Estado panameño para preservar los puestos de trabajo.

“Si le quitamos ese contexto, pareciera que el Estado orquestó esta situación para ocasionar un perjuicio a un empresario”, explicó el procurador.

El funcionario recalcó que parte de la propuesta hecha por el Estado ante las autoridades de Estados Unidos en realidad fue presentada por la defensa de Waked.

“Nosotros no estamos diciendo que el señor Waked no tiene derecho a demandar, pero la vía contencioso administrativa no es la correcta para ello, y eso lo ha señalado la Corte en diferentes fallos”, subrayó.

Este medio llamó a Hoyos a su bufete, y en la tercera llamada una oficinista respondió que el abogado respondería mañana [hoy] a las interrogantes de este medio.

Sala no era competente

González coincide con los argumentos del exmagistrado Edgardo Molino Mola, quien en un análisis de la demanda para el BNP, advirtió que la Sala Tercera no es competente para atender esa demanda.

Ambos coinciden en señalar que el fideicomiso de Soho Mall es un acto comercial, “estrictamente contractual”, por lo que no se consagra entre las reclamaciones de indemnización que puede atender la Sala Tercera, de acuerdo con los numerales 8, 9 y 10 del artículo 97 del Código Judicial.

Advierten que el fideicomiso de Soho no constituye un contrato de naturaleza administrativa, sino más bien un acto netamente de índole civil-comercial, excluido de la competencia de la sala.

El procurador y Molino Mola también coinciden al hacer referencia a la incongruencia de varios fallos emitidos por la Sala Tercera.

Y es que el 3 de julio de 2017, esta instancia de la Corte se negó a admitir una primera demanda que Waked presentó contra el BNP, por $165 millones, relacionada con el fideicomiso de los almacenes Félix B. Maduro, bajo el argumento de que ese tribunal no era competente porque se trataba de un acto civil-comercial y no le correspondía a la Sala verlo.

El magistrado Abel Zamorano fue el ponente de esa primera acción de Waked, presentada entonces por MP Vásquez y Asociados.

Ahora, para la demanda de Soho Mall, Waked solicitó los servicios legales del expresidente de la Corte Arturo Hoyos, de quien Zamorano fue subalterno.

Y Zamorano, contrario a su decisión anterior, admitió la acción el 23 de agosto del año pasado.

En este segundo caso, pese a su similitud con la primera demanda –la relacionada con el fideicomiso de los almacenes Félix B. Maduro–, el magistrado Zamorano concluyó que la Sala Tercera sí es competente para atender la acción.

Preparado

El procurador Rigoberto González anunció que su despacho está preparado para hacer frente a este caso y defender los intereses del Estado, tras la admisión de la demanda, por un fallo de los magistrados Cecilio Cedalise y Efren Tello.

“Probaremos que aquí no hubo –como Waked alega en su demanda– actos orquestados para despojar a un empresario de su propiedad privada”, indicó.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL