Rusia planteó a Siria parar ataques durante diálogos

Rusia planteó a Siria parar ataques durante diálogos
Equipos satelitales de medios de comunicación esperan en Ginebra el resultado de los encuentros.

Rusia ha pedido al presidente sirio Bashar Al-Assad que detenga los bombardeos mientras se celebran las negociaciones de paz en Ginebra, pero no parece probable que esta semana vayan a producirse “avances” significativos en la resolución del conflicto, afirmó ayer el enviado de la ONU.

“Hoy Rusia anunció que había pedido formalmente al Gobierno sirio que deje en silencio su cielo durante las discusiones”, dijo Staffan de Mistura en una conferencia de prensa un día antes del inicio de la mesa de diálogo.

“¿Acaso espero un avance? No, no espero un avance inmediato”, sino el inicio de una serie de conversaciones que conduzcan a una solución al conflicto sirio, añadió.

El embajador de Siria ante Naciones Unidas, Bashar al Jaafari, liderará la delegación gubernamental, mientras que el cardiólogo Nasr al Hariri y el abogado Mohamed Sabra representan al Alto Comité de Negociaciones (ACN), que reúne a grupos clave de la oposición.

Las delegaciones de los dos bandos rivales en Siria llegaron el miércoles a Ginebra, donde De Mistura, diplomático con gran experiencia en misiones difíciles, coordinará las reuniones.

A diferencia de las tres precedentes sesiones que se celebraron en febrero, marzo y abril de 2016, el enviado especial de la ONU espera que esta vez ambos bandos acepten negociar frente a frente.

La situación en Siria, no obstante, ha cambiado respecto a la última vez que las dos delegaciones se encontraron: el régimen de Damasco, apoyado por sus aliados ruso e iraní, ha retomado Alepo, bastión de la insurrección en el norte del país, y la oposición tan solo controla en este momento un 13% del territorio, según varias estimaciones.

Turquía, apoyo durante largo tiempo de la oposición, se ha acercado a Moscú y Estados Unidos, otro apoyo de la rebelión, desde la llegada de Donald Trump emite declaraciones un tanto ambiguas.

Pese a acudir debilitada, la oposición mantiene sus exigencias sobre un cese efectivo de las hostilidades y una “transición política” que implique la salida del presidente Bashar Al-Assad.

“Los obstáculos son claros, especialmente en el hecho de que no haya ninguna consolidación del alto el fuego”, declaró Yahya Aridi, uno de los asesores del ACN.

Edición Impresa