OBTUVO EL 75% DE LOS SUFRAGIOS

Steinmeier es el nuevo presidente de Alemania

Steinmeier es el nuevo presidente de Alemania
Frank-Walter Steinmeier.

Alemania designó ayer como presidente a su exministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier. La función de presidente es esencialmente honorífica en Alemania, donde el poder está en manos del canciller y el Parlamento, pero suele ser una figura respetada.

El responsable socialdemócrata, de 61 años, obtuvo el 75% de los sufragios de los mil 260 grandes electores que participaron en la votación, en su mayoría parlamentarios de las dos cámaras.

En su primer discurso como presidente, Steinmeier no hizo ninguna referencia directa a la situación en Estados Unidos, pero sí un llamamiento para “defender” la “democracia y la libertad”.

“Cuando las bases [de la democracia] vacilan, tenemos que sostenerlas más que nunca”, declaró, insistiendo en que la “cohesión de la sociedad” es primordial “en estos tiempos turbulentos”.

Steinmeier estaba seguro de ganar, ya que contaba con el apoyo de su partido, el SPD (socialdemócrata), y de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel, que integran la coalición gobernante y tienen la mayoría de los votos en el Parlamento.

El que fue ministro de Exteriores durante más de siete años (2005-2009, 2013-2017) y también rival derrotado por Merkel en las elecciones de 2009 a la Cancillería, sucede al presidente Joachim Gauck, un expastor disidente en la ex RDA comunista.

“Como presidente, quiero ser un contrapeso a la tendencia sin límite a la simplificación”, prometió esta semana en Múnich, en alusión al populismo en su país y en el continente europeo.

El futuro presidente alemán, muy apreciado en Europa occidental, no goza de la misma popularidad en el este del continente donde sus posturas, consideradas a veces como prorrusas, han suscitado preocupación.

El año pasado calificó el aumento de la presencia de la OTAN en la frontera con Rusia de “ruido de botas” inútil.

En el ámbito interior, la elección de Steinmeier supone una nueva señal del debilitamiento político de Merkel, a menos de siete meses de las elecciones legislativas en las que se afrontarán la CDU y los socialdemócratas.

Edición Impresa