REBELDES

Temen un repunte de la violencia en Yemen

Nuevos enfrentamientos entre rebeldes en Saná, la capital de Yemen, obligaron a cerrar escuelas y tiendas ayer y llevaron a los habitantes a permanecer encerrados en sus casas por temor a los combates.

Las fuerzas leales al expresidente Ali Abdalá Saleh, que rompió su alianza con los rebeldes chiitas hutíes, bloquearon varias calles del centro de la ciudad y se desplegaron en la zona, según varios testigos.

Esas tropas intentaron una vez más tomar el control del barrio de Al Jarraf, donde los hutíes afianzaron sus posiciones con decenas de vehículos equipados con ametralladoras.

La alianza rebelde que controla Saná saltó por los aires a raíz de los combates entre los partidarios de Saleh y los hutíes, que dejaron al menos 60 muertos y heridos en los dos bandos desde el jueves.

El pasado sábado, el expresidente yemení le tendió una mano a la coalición dirigida por Arabia Saudí, que lanzó en 2015 una intervención militar contra los hutíes, aliados de Irán.

Saleh propuso “pasar página” si la coalición levanta el bloqueo marítimo impuesto a su país.

Edición Impresa