INVESTIGACIóN POR CORRUPCIóN INTERNACIONAL

Viaje a Cerdeña: anzuelo para nuevos negocios

“... Allí el único contacto es el Presidente y el ministro, es más, ni siquiera.., solamente el Presidente... hemos hecho las vacaciones juntos hace tres días, hace cinco días, ¿qué contactos más necesitas?

+info

Emerge el caso de las ´cárceles modulares´

Así explicaba Valter Lavítola, en conversación telefónica de agosto de 2011, su grado de influencia en Panamá a Annarita Vassalli, una supuesta nueva socia en el proyecto de las cárceles modulares.

Esta conversación interceptada por las autoridades italianas forma parte del expediente al que tuvo acceso este diario sobre las investigaciones que le siguen a Lavítola fiscales de Nápoles y Bari, en relación con una gran cantidad de supuestos delitos, entre ellos, corrupción internacional con empresas italianas en Panamá.

Las vacaciones a las que alude Lavítola se produjeron entre el 18 y 24 de agosto de 2011, en la isla italiana de Cerdeña. Se trató de un viaje que la Presidencia de la República de Panamá mantuvo en secreto hasta que La Prensa informó de este.

Según el análisis de los fiscales italianos, Lavítola intentó convencer a Vassalli de que el negocio sería exitoso, “haciendo referencia explícita a sus conocimientos sobre Panamá y confirmando haber tenido, pocos días antes, contacto con el presidente [Ricardo] Martinelli, en ocasión de su viaje a Cerdeña, y de haberlo encontrado motivado a realizar el citado proyecto [las cárceles modulares], si se hacía rápido”.

En otras palabras, en las negociaciones para la formalización de los contratos de las cárceles modulares, Lavítola jugó un papel clave, tal como lo hizo con los contratos por $250 millones con el conglomerado empresarial Finmeccanica para la compra de 19 radares, 6 helicópteros y un mapa digital.

Los fiscales italianos, una y otra vez, mencionan con singularidad el llamado “rol de bisagra entre los gobernantes panameños y los empresarios italianos”, que jugó Valter Lavítola en el entramado de negocios que investigan.

Edición Impresa