EXPLOTACIÓN SEXUAL

WhatsApp se vuelve un medio para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial

WhatsApp se vuelve un medio para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial
WhatsApp se vuelve un medio para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial

Las calles y avenidas, junto al sistema de mensajería instantánea conocido como WhatsApp, son los dos principales escenarios de abordaje que utilizan los delincuentes para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial.

Así se desprende de un estudio que realizó Casa Esperanza con apoyo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en las provincias de Bocas del Toro, Coclé, Chiriquí y Panamá.

De acuerdo con la investigación, los maleantes también captan a menores de edad para hacerlos víctimas de explotación sexual comercial en las afueras de las escuelas (ver tabla).

WhatsApp se vuelve un medio para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial
WhatsApp se vuelve un medio para captar a potenciales víctimas de explotación sexual comercial

Gina de la Guardia, oficial de Protección de Niñez de la Unicef en Panamá, explicó que elaboraron este estudio de percepción junto con Casa Esperanza, para comenzar una conversación con todos los actores sociales sobre el problema que representa la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes.

De la Guardia, basada en datos internacionales, informó que aproximadamente 2 millones de niños y adolescentes son víctimas en el mundo de explotación sexual comercial.

Durante la presentación del informe no se ofrecieron datos locales relacionados con el número de menores de edad que pueden ser víctima de este flagelo social.

Por su parte, la directora ejecutiva de Casa Esperanza, Angélica Lavítola, subrayó que la investigación nació debido a la falta de un diagnóstico que permita conocer la realidad del problema en el país, y dado que las estadísticas de casos registrados no necesariamente reflejan la incidencia real.

De hecho, uno de los datos que arrojó el informe –efectuado entre los meses de enero y junio de este año, con una participación de 500 encuestados– es que las personas prefieren considerar que este es un problema que existe, pero que afecta a otras comunidades y no en las que ellos habitan.

En ese sentido, Lavítola mostró resultados que sugieren que en las provincias de Panamá y Coclé, por ejemplo, hay una tendencia a considerar, de manera “irrefutable”, que la explotación sexual comercial de menores de edad no es un problema de sus localidades.

No obstante, en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro hay mas aceptación de que sí es una realidad que los afecta a todos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL