PROYECTO HIDROELÉCTRICO

Estado busca socio para hidro en Bocas del Toro

Estado busca socio para hidro en Bocas del Toro
La hidroeléctrica, ubicada aguas arriba de Changuinola 1, aprovechará el caudal del río del mismo nombre. La planta tendrá una capacidad de 223 megavatios.

El Estado, a través de la Empresa de Generación Eléctrica, S.A. (Egesa), buscará un socio para desarrollar el proyecto hidroeléctrico que estaba en manos de la sociedad Bocas del Toro Energía, controlada por Odebrecht Latin Finance S.A.R.L (OLF) y filial de Odebrecht.

Odebrecht se ve obligada a rescindir el contrato a solicitud del Gobierno y luego de admitir haber pagado sobornos en varios países, entre ellos Panamá, para lograr contratos.

Tras un acuerdo firmado con la empresa, esta se comprometió a devolver la concesión que le otorgó la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) para desarrollar el proyecto hidroeléctrico.

Además de recuperar la concesión, el Estado le exigió a OLF una fianza de $10 millones y el compromiso de indemnizar hasta por $30 millones para cubrirse de cualquier reclamo que se presente contra Bocas del Toro Energía o Egesa.

La fianza es para proteger al Estado ante cualquier reclamo que presente un tercero contra Bocas del Toro Energía o algún compromiso que haya adquirido esta empresa y después aparezca alguien a reclamar, dijo el secretario nacional de Energía, Víctor Urrutia.

Con el acuerdo, se disuelve la empresa y desaparece el contrato de asociación con OLF, en el cual la estatal Egesa tenía una participación del 23% para desarrollar el proyecto hidroeléctrico.

“Nosotros no es que tomamos de vuelta la compañía, sino la concesión”, aclaró Urrutia, al referirse al acuerdo firmado entre la empresa y el Estado, mediante el cual se disolvió la compañía.

Indicó que el Gobierno tiene que sentarse y desarrollar una estrategia que defina cómo se va a impulsar esta planta de generación y bajo qué términos se trabajará con el nuevo desarrollador.

La planta aportaría 223 megawatts de capacidad al sistema de energía libre de emisiones a la atmósfera y que, junto con otras hidroeléctricas en ese sector, generarán electricidad limpia.

El proyecto ya contaba con el estudio de impacto ambiental aprobado y el estudio de factibilidad aceptado por la junta directiva de Egesa, sin embargo, como parte del acuerdo, se solicita al Ministerio de Ambiente y a Egesa hacer ajustes.

La empresa de generación ya tenía contratos de suministro de energía por 150 megavatios con las distribuidoras Edemet, Ensa y Edechi.

La ASEP informó que estos compromisos se darán por terminados y se llamará a una nueva licitación pública para satisfacer la demanda de energía.

Desde la visión de la ASEP, para la construcción de este proyecto se debe, en primera instancia, llegar a acuerdos con las comunidades aledañas al proyecto, de forma que sean parte de este.

Las entidades reguladoras del sector han coincidido en que esto es necesario.

En segunda instancia, añadió la ASEP, este proyecto se debe hacer con participación del Estado, para que las comunidades cercanas tengan la garantía de que se cumplirá con todas las medidas ambientales, de seguridad, así como de compensaciones que se deban pagar para la obtención de los terrenos para construir la obra.

Edición Impresa