SENNIAF

Carla García vuelve a apartarse del escándalo de los albergues

Carla García vuelve a apartarse del escándalo de los albergues
Carla García, gobernadora de Panamá. Archivo

El papel que tuvo Carla García en la subdirección de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf) está bajo escrutinio una vez más, luego de que ayer la ahora gobernadora de Panamá volviera a apartarse del escándalo por presuntos abusos cometidos contra niños, niñas y adolescentes en albergues bajo la tutela de esa institución.

“No quiero evadir responsabilidades de nada. Carla García atendió cada vez que supo de alguna situación. Se lo notifiqué a la directora como me correspondía, porque en mis funciones no estaba la supervisión de los albergues. La ley es clara y establecía que la directora general era quien presidía esta comisión de supervisión y monitoreo de albergues. No un reemplazo. No la subdirectora. Pero cuando Carla García tuvo conocimiento de alguna situación de vulneración de los derechos de un niño, yo lo manifesté. Donde yo me di cuenta de alguna situación, yo la atendí”, dijo García, hija del viceministro de la Presidencia, Carlos García, luego de explicar que el diputado Juan Diego Vásquez la había llamado para ponerla al tanto de una situación en un albergue infantil, cuyo nombre no proporcionó.

Narró que notificó el caso a la Dirección y que incluso presentaron una denuncia ante el Ministerio Público (MP).

Sus palabras se dieron en los pasillos del Consejo Municipal de San Miguelito, al que acudió para explicar el proceso de vacunación que empezará en ese distrito.

Allí, los periodistas le preguntaron una y otra vez sobre las responsabilidades que tenía en la Senniaf y el por qué no denunciaron ante el MP las anomalías que detectó la subcomisión de la Asamblea. “¿Cómo voy a accionar en algo que yo no me di cuenta que estaba ocurriendo (...)?”, respondió.

Manifestó que está a la disposición del Ministerio Público para cualquier requerimiento y, de paso, manifestó que ella no hubiese aceptado un cargo en el Ejecutivo [gobernadora de Panamá] si no no tuviese “la dignidad” para ejercerlo.

Entre salario y gastos de representación, García ganaba $5 mil en la Senniaf. Fue nombrada en la Gobernación apenas unos días antes de que un grupo de diputados de la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud, y la Familia de la Asamblea Nacional divulgara el informe.

Justicia

Mientras tanto, la ciudadanía sigue exigiendo justicia para los responsables por acción y omisión de los presuntos abusos cometidos contra niños, niñas y adolescentes en los albergues. Ayer hubo otra protesta frente al Ministerio de Desarrollo Social.

Edición Impresa