CRISIS POLÍTICA

Los cuarteles oxigenan al gobierno de Nicolás Maduro

Los cuarteles oxigenan al gobierno de Nicolás Maduro
Los cuarteles oxigenan al gobierno de Nicolás Maduro

Cuando las dictaduras empiezan a resquebrajarse su único refugio son los cuarteles, donde los militares, armas en mano, las oxigenan para alargar su agonía.

En Venezuela, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, reiteró ayer la lealtad de las armas y la obediencia hacia el cada vez más debilitado presidente Nicolás Maduro como comandante en jefe del país.

“No van a poder poner un gobierno títere y antipatriota, van a tener que pasar por encima de estos cadáveres...”, vociferó Padrino López.

En la víspera, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien no descarta una acción militar en Venezuela, exhortó a los militares a rebelarse y apoyar al jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, quien se declaró mandatario interino de Venezuela.

“Si nos quieren sancionar, sancionen. Si nos quieren chantajear, chantajeen, pero no lo van a lograr”, prosiguió el jefe militar.

En la tierra de Bolívar las fuerzas armadas, que ayer se declararon “en alerta”, están integradas por unos 200 mil hombres y casi 1.7 millones de milicianos, se han convertido en el principal soporte del gobierno de Maduro.

“ Es infame la acusación del presidente de Estados Unidos de que Cuba mantiene un ejército privado en Venezuela”.


Bruno Rodríguez
Canciller de Cuba.

Cierre de frontera

A solo cuatro días de la aparente entrada al país de la ayuda humanitaria, Maduro ordenó cerrar por tiempo indefinido la frontera marítima y aérea con las islas de Curazao, Aruba y Bonaire.

Curazao es uno de los cuatro centros de acopio que fueron habilitados para recibir la ayuda humanitaria, al igual que la ciudad colombiana de Cúcuta, el estado brasileño de Roraima y la ciudad de Miami, Estados Unidos.

La semana pasada, el Gobierno venezolano bloqueó con camiones y otros obstáculos el puente limítrofe de Tienditas, en Cúcuta.

Cada día que pasa la crisis se agudiza y los venezolanos sufren la falta de alimentos y medicamentos, además de estar golpeados por una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Los hospitales tienen un 90% de escasez de insumos, y casi todos los laboratorios públicos cerraron, según la encuesta nacional de hospitales de Médicos por la Salud y el Parlamento de mayoría opositora. El Gobierno no publica cifras de salud desde hace más de tres años.

Huyendo de la crisis, unos 2.3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU.

Expectativa

Mientras la ayuda humanitaria permanece en el limbo, miles de venezolanos cruzan la frontera todos los días en busca de alimento y medicina. A menudo cruzan caminos con los contrabandistas que se aprovechan de las extremas distorsiones de los precios para vender productos con grandes márgenes en Colombia.

Un cada vez más obstinado Maduro sostiene que los suministros forman parte de un complot maquinado por Washington para debilitar a su gobierno.

Juan Guaidó, el líder de la oposición venezolana, reafirmó que los productos ingresarán a Venezuela el sábado 23 de febrero, aunque no está claro cómo, ya que Maduro controla el Ejército de Venezuela.

“La fuerza armada permanecerá desplegada y alerta a lo largo de las fronteras, como lo ha ordenado nuestro comandante en jefe [Maduro], para evitar cualquier violación a la integridad de su territorio”, aseguró Padrino López.

Ayer, Japón se unió a unos 50 países que reconocen a Guaidó como presidente interino de Venezuela, mientras que Maduro solo cuenta con el apoyo de Rusia, China, Turquía, Irán y Cuba, que ayer negó tener tropas en Venezuela.

(Con información de diarios venezolanos, AFP y Reuters)

Edición Impresa