comarca ngäbe buglé

El Ministerio Público vincula a 9 miembros de secta con 7 homicidios

El Ministerio Público vincula a 9 miembros de secta con 7 homicidios
Eliécer Cárdenas, del Servicio Nacional Aeronoval, Alexis Muñoz, director encargado de la Policía, y el comisionado Domingo Espitia. Pastor Morales

El Ministerio Público tiene evidencias para imputar a nueve personas, supuestos miembros de un culto en una remota comunidad de la comarca Ngäbe Buglé, por su presunta responsabilidad en la muerte de siete personas que fueron encontradas en una fosa común.

Así lo informó ayer el fiscal superior de Bocas del Toro, Rafael Baloyes, quien detalló que en la fosa encontrada en El Terrón, Santa Catalina, había cinco niños (en edades de 1 a 11 años), una adolescente de 17 años y una mujer de 32 años de edad que tenía entre cuatro y seis meses de embarazo.

Baloyes dijo que al momento de su detención, los presuntos responsables mantenían retenidas a otras 15 personas en prácticas rituales, las cuales, según la Policía, mostraban lesiones y golpes. Para hoy o mañana se prevé hacer la audiencia de imputación en Changuinola, Bocas del Toro.

Seis menores y una mujer embarazada, asesinados en un culto

Primero ubicaron el lugar donde se hacían los ritos. Allí estaban 15 personas que habían sido retenidas contra su voluntad. “Estaban siendo maltratadas. Había una mujer desnuda. Todo era para quitarles la vida si ellos no se arrepentían de sus pecados. El día anterior ubican una familia, llevan a esta familia para celebrar el culto. Y masacran, maltratan y matan prácticamente a la familia entera. Se trata de cinco niños y la madre embarazada. También fue asesinada una vecina que es menor de edad”.

De esta manera narró el fiscal superior de Bocas del Toro, Rafael Baloyes, algunos de los detalles de los días de terror que se vivieron en El Terrón, una remota comunidad de la comarca Ngäbe Buglé que está en la mira pública por las consecuencias de un rito mortal.

De las siete víctimas fatales, seis son menores de edad: tenían entre 1 y 17 años de edad.

De acuerdo con el fiscal, todos los autores del hecho, son indígenas. Uno de los autores es abuelo de los niños. “Se conocían, eran parte de la comunidad y tenemos información de que esta religión no se estaba practicando anteriormente”, aseguró Baloyes a los periodistas que lo abordaron ayer en el aeropuerto de Santiago de Veraguas, lugar que acogió ayer al personal del Ministerio Público (MP) y de otros estamentos de seguridad que participaron en la operación que logró la captura de 10 integrantes de la secta, y en la que se rescató a 15 miembros de la comunidad de El Terrón.

De acuerdo con las pesquisas, uno de los promotores del culto manifestó que Dios le había mandado un mensaje. Su misión era salvar el pueblo de sus pecados. Se asignó varios títulos. Uno de ellos, “El Mesías”.

Entre los detenidos figuran Mario González Blanco (pastor), Amadio González Blanco, Marcelo Medina, Robert Flores, Abder González y Yaniel Rodríguez Blanco.

El fiscal también cuenta que una vez ubicaban a las familias, los trasladaban bajo amenazas al templo, y los obligaban a hacer el rito.

En el sitio, las autoridades ubicaron un chivo muerto, machetes y otros objetos con los que torturaban.

A dos kilómetros del templo encontraron un cementerio. En esa zona había tierra recientemente removida. El equipo forense que se trasladó al área excavó minuciosamente y fue así como encontraron los cadáveres.

Eduardo González, un joven de 15 años que escapó de los ritos, fue atendido en el centro de salud de Río Luis por el médico Javier Valle. Presentaba golpes en diferentes partes del cuerpo. Allí relató que víctimas y victimarios tenían relación familiar. De hecho, él fue llevado al culto por uno de sus tíos.

El MP solicitó una audiencia para imputar cargos y medidas cautelares para los detenidos. Esta diligencia se celebrará hoy viernes o mañana sábado, en Bocas del Toro. Homicidio, secuestro y hasta abuso sexual están entre los delitos que la fiscalía solicitará imputarles.

“No descarto un abuso sexual, toda vez que las víctimas damas estaban desnudas”, narró Baloyes.

Mientras tanto, los líderes de la comarca se pronunciarán hoy en Santiago. En el Hogar Ngäbe Buglé, en la ciudad de Santiago.

Por su parte, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, lamentó lo ocurrido y dijo que sigue de cerca la labor de las autoridades responsables, el MP y el Servicio Nacional Aeronaval. “Tristeza total, tristeza total”, expresó Cortizo durante una gira de trabajo por Chiriquí en la que destacó que el lugar donde se dieron los hechos es un área montañosa e inhóspita.

Edición Impresa