CONTAGIOS

El virus obliga a suspender sesiones en la Asamblea Nacional

El virus obliga a suspender sesiones en la Asamblea Nacional
Amontonados, pero con mascarillas. Escenas como estas se vieron en el Palacio Justo Arosemena. Raúl Valdés

Yanibel Ábrego, diputada de Cambio Democrático (CD) y expresidenta de la Asamblea Nacional, puso el dedo en la herida.

“Señor presidente, creo que debemos tener un poco de conciencia... Tome una decisión con respecto a esta Asamblea. Nos estamos arriesgando todos aquí a que nos podamos contaminar con el coronavirus”, dijo el pasado jueves 26 de marzo, en momentos en que se debatía el proyecto de ley que permite el uso del Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) para atender el estado de emergencia.

Contrario al resto de las instituciones del Estado, entre ellas el Canal de Panamá, que limitó la presencia de personas en las oficinas públicas, las curules del Legislativo permanecieron activas hasta la madrugada del pasado viernes.

Ayer, finalmente, el presidente de ese órgano, Marcos Castillero, anunció que la directiva tomó la decisión de suspender la actividad parlamentaria debido a tres casos del nuevo coronavirus en la institución.

Castillero añadió que “se mantendrán operativas ciertas unidades administrativas que son necesarias para el funcionamiento de la entidad, así como las comisiones de trabajo que deben sesionar por temas de importancia nacional”.

Las tres personas contagiadas con el Covid-19, según datos oficiales, son del personal administrativo.

Por estos días han sido recurrentes escenas de diputados aglomerados, una de las restricciones del Ministerio de Salud para evitar la propagación del virus. Se incrementaron entre el martes y el jueves pasado, cuando discutían -precisamente- medidas para paliar la enfermedad y sus consecuencias.

Entre los proyectos discutidos estaba el 296, que permite al Ejecutivo usar el FAP para la emergencia, y otras iniciativas que establecen moratorias y medidas de tipo sanitario en medio de la pandemia. Son las aglomeraciones el foco de mayor contagio del coronavirus. Por ello, el Gobierno decreto una cuarentena total, de 24 horas, en todo el país.

Después que se diera a conocer el primer caso de coronavirus en el país –el 9 de marzo– algunos diputados empezaron a usar guantes y mascarillas, y a sesionar a puerta cerrada. Los de edad más avanzada han decidido no ir . Este es el caso del Hernán Delgado (CD) -que habilitó a su suplente- y su copartidaria Mayín Correa. Tito Rodríguez, del Molirena, se sometió a cuerentena voluntaria tras regresar de España a comienzos de marzo. En los últimos días ha asistido al pleno.

El pasado 16 de marzo, la ministra de Salud, Rosario Turner, reprendió a los diputados porque tenía conocimiento de que viajaron a España, China y Corea, y no cumplieron la cuarentena.

Edición Impresa