Estado de emergencia en Túnez tras atentado

Estado de emergencia en Túnez tras atentado
Policías custodian a familiares de las víctimas de un ataque a la guardia presidencial tunecina.

El presidente de Túnez declaró ayer un estado de emergencia de 30 días en todo el país e impuso un toque de queda para la capital, tras la explosión en un autobús que transportaba a miembros de la escolta presidencial en la que murieron por lo menos 12 personas y otras 20 resultaron heridas.

El Gobierno describió el atentado como un ataque terrorista. El estallido en una avenida de tres carriles en el corazón de la capital es un nuevo golpe contra un país que es visto como un modelo en la región, pero que ha tenido que lidiar con la violencia de extremistas islámicos. Radicales armados realizaron dos ataques a comienzos del año en los que fallecieron 60 personas, devastaron la industria turística del país y sacudieron la joven democracia de la nación.

Ningún grupo se responsabilizó del ataque contra la guardia presidencial, una fuerza de seguridad élite encargada de proteger exclusivamente al mandatario.

El presidente Beji Caid Essebsi, quien no estaba en el autobús al momento del ataque, declaró estado de emergencia y toque de queda en la capital. Ayer también sostuvo una reunión de emergencia con su consejo de seguridad.

Durante un discurso transmitido en televisión nacional, dijo que el país está“en guerra contra el terrorismo” y pidió cooperación internacional contra los extremistas que han matado a cientos de personas en Europa y Medio Oriente en las últimas semanas, desde París hasta Beirut, incluyendo un avión de pasajeros ruso que estalló sobre Egipto.

“Quiero asegurarle al pueblo tunecino que venceremos al terrorismo”, afirmó.

La policía peinó el centro de la capital tras la explosión del martes, y las ambulancias acudieron al sitio del incidente para evacuar a los muertos y heridos. Los altos ministros del Gobierno visitaron el lugar del ataque una vez que fue acordonado por las autoridades.

El vocero del ministro del Interior, Walid Louguini, dijo que había al menos 12 fallecidos y 20 heridos como resultado del atentado. La seguridad en la capital había sido incrementada recientemente.

Edición Impresa