PROBLEMAS URBANOS

‘Por favor, traten de ayudarnos’

‘Por favor, traten de ayudarnos’
La barriada está compuesta por cinco etapas y más de 120 viviendas.

El pasado mes, la angustia se apoderó de varias familias que residen en la urbanización Bosques de La Cibeles, en el corregimiento Amelia Denis de Icaza, distrito de San Miguelito, cuando se reportó un sismo que sacudió una buena parte del país.

Estas personas abandonaron por varias horas sus viviendas, ya que temían que las estructuras colapsaran.

Meses antes, en octubre de 2016, el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) recomendó el desalojo de dos casas de esa comunidad, debido a que muros y taludes se desplomaron o estaban a punto de colapsar.

Javier Lange, residente de la vivienda número 93 en Bosques de La Cibeles, señaló que la zozobra es diaria porque el terreno es inestable. De hecho, a un costado del hogar de Lange existe un muro de contención que está a punto de caer.

Tanto este vecino del lugar como otros residentes dicen estar “inquietos”, porque se avecina la temporada de lluvia y aún no hay una propuesta de las autoridades frente a su problema.

Haydee Rusell, otra de las afectadas, subraya que la promotora Colonias de Panamá, S.A., no se ha hecho responsable de las irregularidades que hay en la urbanización, pese a que se trata de estructuras que sobrepasan los 300 mil dólares.

“Por favor, traten de ayudarnos”, clama Rusell antes de que ocurra algo peor.

Esta es una zona residencial exclusiva, construida hace más de 10 años. Está compuesta por 5 etapas y más de 120 viviendas, pero durante los últimos 3 años la tierra sobre la colina ha comenzado a ceder, incluso, afectando a otros sectores residenciales.

Por ejemplo, alrededor de Bosques de La Cibeles hay otras comunidades como Castilla de Oro, Linda Vista, Limajo y Brisas de Vizcaya. Precisamente, a una de las casas de esta última urbanización ingresó una gran roca, acompañada de una avalancha de tierra durante los deslizamientos de 2016.

De acuerdo con Rusell, en diciembre pasado sostuvieron una reunión con las autoridades del Municipio de San Miguelito, pero no ocurre nada hasta el momento.

ESTUDIO TÉCNICO

Por su parte, el ingeniero Municipal de San Miguelito, Ricardo Sánchez, mencionó que con ayuda de la Universidad Tecnológica de Panamá llevan a cabo un estudio técnico para determinar cuál es la solución más viable a implementar en los taludes y muros de contención.

“El documento estamos por recibirlo”, acotó.

Sánchez expresó que además abrieron un expediente a la promotora responsable de ese proyecto, el cual no ha sido concluido por el Departamento de Asesoría Legal.

En tanto, José Donderis, director de Sinaproc, indicó que ya emitieron un informe sobre el tema y que ahora le corresponde a otras entidades como el Municipio de San Miguelito tomar acciones al respecto.

Donderis sostuvo que, al igual que otras zonas de San Miguelito, Bosques de La Cibeles está dentro del mapa de áreas de riesgo, por lo que hizo un llamado a las autoridades y promotoras para que no desarrollen en esos sitios. “No se deben dar permisos para construcciones y desarrollos en esas zonas”, dijo.

De acuerdo con el informe emitido en 2016, Lange, junto con su familia, debe abandonar su vivienda porque la zona no es segura.

El documento plantea que es evidente el “hundimiento” del terreno y una “peligrosa” separación del muro de contención. “Es importante resaltar que el agua de infiltración se ha ido acumulando en la pared interior del muro, saturando el talud y aumentando el peso del mismo”, detalla el documento del Sinaproc.

Actualmente, la muralla está saturada de pancartas contra la promotora y los propietarios de la empresa.

Sobre este tema, José Batista, expresidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, argumentó que se deben hacer mayores análisis y estudios al momento de construir en suelos y taludes con las características parecidas adonde se levantó Bosques de La Cibeles.

Utilizó como ejemplo el caso de Prados del Este, en Pacora, una barriada inundada en 2004 y que fue construida sobre un suelo que era utilizado para sembrar arroz.

Además, María Chávez, presidenta de la Red Urbana de Panamá, manifestó que las promotoras no están cumpliendo con la información que plasman en los estudios de impacto ambiental y que hay “deficiencias” en la supervisión de las construcciones por parte de las autoridades responsables.

A la vez, dijo que las promotoras no están traspasando los espacios públicos como servidumbre o parques, para que asociaciones de vecinos o autoridades se hagan responsables de esas zonas.

Este medio buscó las reacciones de los representantes de Colonias de Panamá, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Edición Impresa