Knockout

‘No saben lo que están haciendo’

‘No saben lo que están haciendo’
Nelson Ferrer. Flor Mizrachi-LP

Está en la primera línea de batalla desde marzo. ¿A cuántos pacientes ha visto morir por Covid-19?

Cinco. Pero he tratado más de 150 en el hospital, y en consulta externa, 350.

¿Qué tenían en común esas personas?

Uno es un misterio: no sé por qué le fue tan mal, aunque sospecho que estuvo expuesto a una altísima carga viral. Todo el mundo estaba infectado en esa casa. El resto eran viejos o tenían comorbilidades.

¿Cuáles son las comorbilidades que más afectan?

Hipertensión, diabetes y obesidad.

A este punto, ¿sabe usted cuál paciente va a morir y cuál va a vivir, o sigue siendo una tómbola?

Tengo una muy buena idea para donde va a coger cada paciente.

¿Cuánto tiempo se queda un paciente ocupando una cama en intensivos?

Mínimo cinco días.

¿Qué ve en los pacientes jóvenes?

Que se expusieron a aglomeraciones. O tienen comorbilidades.

¿Dónde se contagia más la gente, en su experiencia?

En la casa. Llega alguien, rompe la burbuja y contagia a todo el mundo.

Transporte o fiestas, ¿qué es peor?

Transporte. Es mucho más gente exponiéndose.

La falla más importante que cometen los pacientes antes de ir al hospital.

Asumir que no se van a empeorar ni les va a pasar nada.

¿El problema de elegir a quién se le pone ventilador y a quién no es solo de la pública o también de la privada?

Eso, en el hospital privado donde yo trabajo, no ha sucedido. Entiendo que en la pública sí pasa. Pero los recursos son finitos… y ni el gobierno ni la gente han entendido que estamos en una fase de aceleración de la infección. Este virus es muy agresivo y contagioso. Mientras más se contagian, otros más se contagian. Inicialmente la propagación es aritmética y rápidamente llega a ser exponencial.

¿Cuánto de ‘rosca’ hay que tener para conseguir una cama hoy?

Donde yo trabajo, algo. En la pública no hay “rosca” que valga. No puedes acostar un paciente encima de otro.

Lo más doloroso que ha visto, desde el punto de vista humano.

Ver a los ancianos muriendo solos. Y lo más conmovedor, parejas de ancianos infectados. Los he tenido en cuartos consecutivos. A esos sí los he dejado verse. Puede ser la última vez que se vean...

¿Cómo son sus días con Covid-19?

Mi día empieza a las 6:00 a.m. respondiendo, en promedio, 75 chats de las preguntas de los familiares que se acumulan mientras duermo. Veo pacientes hasta las 2:00 p.m. Hasta las 5:00 p.m. hago teleconsulta. Hasta las 7:00 p.m. contesto más mensajes y luego le doy otra vuelta a los pacientes. Acabo a las 9:00 p.m.

Y, ¿días libres?

12 días trabajo y después dos días de break. El volumen de trabajo se ha duplicado. La desesperación y el miedo de los pacientes son 10 veces mayor que antes.

Y su miedo, ¿cómo lo maneja?

Yo tuve terror el primer mes. El segundo y el tercero, miedo. Desde entonces dije “que venga como quiera”.

¿Cómo cuida usted su salud mental después de ver todo lo que ve?

Igual que siempre. Hago lo mejor posible por todo el mundo en todo momento, independientemente del resultado.

¿Qué es la muerte para usted?

Parte de la vida.

¿Qué le molesta de los pacientes?

Yo trato de ser empático… pero me molesta cuando llegan pensando que este es un restaurante donde se puede pedir del menú. No estamos en tiempos de eso. Hay que comer lo que haya.

¿Qué no está entendiendo la ciudadanía acerca de la Covid-19?

Que esto es un problema de todos, no solo del gobierno.

¿Qué está haciendo mal el gobierno?

No interpretan los números objetivamente. Basan sus decisiones en política, no en ciencia. La ciencia evoluciona, y lo que es cierto hoy es falso mañana, y tienes que tener la capacidad de ajustarte. Pero lo más grave es que no hay una postura enérgica en contra de los medicamentos que no funcionan, como la hidroxicloroquina y la ivermectina.

Hidroxicloroquina. ¿Ha notado que los pacientes que toman eso les va mejor que a los que no?

No. Les va exactamente igual. No hace diferencia usarlo.

¿Qué se toma más ahora, dióxido de cloro o chicha?

¿Chicha de la que hace el doctor Chial?

Vitaminas, amantadina... ¿Sirven?

Nada. Nada de eso cambia esto.

Los regaños del gobierno, ¿sirven o son contraproducentes?

No sirven. Un niño al que le pegas todos los días eventualmente le deja de doler y se pone más rebelde.

Si mañana lo nombran jefe nacional del manejo de la Covid-19, ¿qué haría?

Enseñarle a la población que la forma principal de contagios es por aerosoles. Y en vez de regalar kits de medicinas regalaría mascarillas por todos lados.

¿Cuánta gente necesitaría trabajando en ese plan para ponerlo a andar?

No sé, pero estoy seguro que hay suficiente gente emplanillada para ponerlas a hacer un trabajo útil. Hay buco gente que está haciendo nada. Que los pongan a hacer trazabilidad, meter estadísticas al sistema, contestar teléfonos…

Caretas. ¿Deben ser obligatorias o con la mascarilla basta?

Con la mascarilla basta, pero si se usa al 100%. Las caretas son lo ideal, pero cuesta trabajo andar con las dos cosas a la vez.

¿Cree que esa nueva cuarentena del 4 al 14 de enero, servirá?

No. Si es de 14 días solamente no. Debe ser mínimo de cuatro semanas. Y lo más estricta posible, no con 600 mil salvoconductos en la calle. Eso es absurdo.

¿Qué más no tiene sentido?

Cerrar los espacios abiertos, pero mantener abiertos los cerrados. La gente debe poder ejercitarse al aire libre, porque no solo ayuda a la salud física sino mental. Y es estúpido que no dejen salir a los niños con los papás, si son parte de la misma burbuja. Y de nuevo, es salud mental.

Su pronóstico del país después del 14 de enero.

Más de lo mismo. 85 muertos al día, 600 semanales.

Sucre o Turner. ¿Quién ha sido mejor?

Turner, mil veces. Al menos hizo lo mejor posible con la información que tenía. Con la información que tenemos ahora, la actuación de este es vergonzosa.

La mayor falla de Sucre.

No seguir la ciencia.

Eyra Ruiz, ¿buena consejera?

No sé en qué aconseja. A juzgar por sus declaraciones, le queda grande el puesto.

¿A quién le gustaría ver manejando esta pandemia?

Al doctor Pascale.

Kit para pacientes en casa. ¿Sirve?

No sirve. Es la demostración máxima de que aquí la política va por encima de la ciencia. Ese kit está lleno de medicamentos que no funcionan y tiene un aparato que la gente no sabe usar.

¿Qué data le falta al gobierno darnos?

Cuánta gente muere esperando cama, en sala, intensivos y casa. Y que cada vez que digan que hay tantas camas disponibles, digan dónde están y cuántas incluyen equipo y personal para manejarlas.

¿Hay quien atienda las camas?

No. Por eso no sirve de nada. Y además, ¿de qué sirve que haya una cama en Chiriquí, si tú vives aquí?

¿Por qué ya no vemos casos de resfriado, influenza y demás?

Porque las medidas que tenemos para Covid también nos protegen de esas enfermedades infecciosas.

¿Cuánta gente ha muerto no por Covid-19, sino por descuidar la enfermedad que ya tenían?

No sé, pero sin duda más de la cuenta. Llegan más complicados.

2020 en una palabra.

Desastre.

Vacunas, ¿la solución?

Sí. Al margen de los escándalos y los negociados, ese es el camino.

Su mensaje a los antivacunas.

Esto es lo que pasa cuando no hay vacuna para una enfermedad infecciosa.

¿Cuándo nos ve volviendo a la normalidad?

A principios de 2022.

Médicos extranjeros. ¿Necesarios o el local está dispuesto a hacer el trabajo?

El panameño sí está dispuesto a hacer el trabajo, pero no gratis ni sin insumos.

¿Qué tanto, por el cansancio, se están equivocando los médicos?

Poco, porque por un lado está eso, pero por el otro, al ver lo mismo tantas veces, ya sabes lo que tienes que hacer.

Cierre de laboratorios privados. ¿Qué hubo detrás?

Distraer la atención del verdadero problema que es que no saben lo que están haciendo. Tapan un escándalo con otro.

Hospital modular. Su opinión.

Un fracaso. Y maneja pacientes que no están tan graves.

Manejo de pruebas de la Covid-19.

Eso está fuera de control ya.

Trazabilidad.

Con tantos casos ya es imposible. Eso hubiera servido para no llegar a lo que estamos, pero ya es por el gusto.

Respiradores que compró el gobierno.

En ese momento perdieron su credibilidad. Fue muy evidente la corrupción.

Hoteles hospitales.

Son necesarios, pero para los que viven con otros 10 en un cuarto, no para encerrar gente que tiene la capacidad de hacer una buena cuarentena en su casa.

Catres. ¿Humano?

Salvaje. Si llegamos a esa etapa fue porque no abrieron la ciudad hospitalaria, y estos tampoco le dieron seguimiento hasta ahora. Y tampoco mejoraron como debían la capacidad hospitalaria.

¿Qué nos trató de enseñar la pandemia, pero no aprendimos?

Solidaridad.

¿Qué opina que al Gorgas, Indicasat y Senacyt no se les aumentara el presupuesto para 2021?

Es lo más ridículo que he escuchado en los últimos seis meses.

¿Qué se les debe enseñar a los médicos a partir de la experiencia Covid-19?

Que esto es una nueva realidad, que van a tener que aprender a manejarla tarde o temprano, y que mejor es que sea ahora, porque va a seguir pasando. Si no es esta, vendrán otras pandemias.

¿Qué le dicen sus colegas de otros países sobre lo que pasa en Panamá?

Hasta aquí es que damos. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

PERFIL

Doctor en medicina interna y del sueño, neumólogo y especialista en cuidados intensivos. Tiene licencia para ejercer en Estados Unidos y en Panamá. Es el jefe del equipo de respuesta Covid-19 de Pacífica Salud

Edición Impresa