ELECCIONES INTERNAS

Un nuevo ‘asalto’ en Cambio Democrático

Un nuevo ‘asalto’ en Cambio Democrático
La última vez que CD escogió convencionales fue en 2008.

Aunque tienen procesos pendientes en los tribunales de justicia, varios exministros y altos funcionarios del pasado gobierno, incluyendo al propio expresidente Ricardo Martinelli, buscan ser electos como convencionales del partido Cambio Democrático (CD) en las elecciones de mañana.

En la lista están Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares, hijos del exmandatario; y los exministros Frank De Lima, José Raúl Mulino, Federico Suárez y Jaime Ford, entre otros.

CANDIDATOS DE CD ENFRENTAN OTRA BATALLA

 

Un nuevo ‘asalto’ en Cambio Democrático
La última vez que CD escogió convencionales fue en 2008.

Ricardo Martinelli está preso en Miami, Estados Unidos, mientras se tramita su extradición a Panamá para que rinda cuentas por presuntamente espiar las comunicaciones de, al menos, 150 personas. Pero eso no le impide que mañana pueda ser electo convencional de Cambio Democrático (CD), el partido que fundó.

El expresidente de la República no es el único con procesos pendientes que busca el voto de sus copartidarios. La lista es extensa y la encabezan sus hijos, Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares, quienes no han comparecido ante la justicia por el caso Odebrecht. Los Martinelli Linares también están postulados para ser electos convencionales, al igual que otro miembro de la familia investigado por el Ministerio Público: Mario Martinelli Berrocal, hermano del exgobernante.

En total, se escogerán 2 mil 387 convencionales, figuras que tendrán una importante tarea: elegir a la nueva junta directiva del partido, proceso que se haría en enero de 2018.

Hombres y mujeres que estuvieron al frente de ministerios en la llamada era del cambio, y que son procesados por los tribunales, también están en campaña: Frank De Lima [detenido en El Renacer], José Raúl Mulino, Alma Cortés, Giselle Burillo, Jaime Ford [detenido en El Renacer], Federico Suárez y Yasmina Pimentel.

Les acompañan el exviceministro Luis Eduardo Camacho González; la exdirectora de Migración María Cristina González; el expresidente de la Caja de Ahorros de Panamá Riccardo Francolini; el excandidato a diputado de CD Porfirio Bolita Ellis; el exdirector de Contrataciones Públicas Eldis Sánchez; y los comerciantes Roberto Brin Azcárraga y Roberto Luzcando, entre otros. La mayoría quiere ser convencional. Pocos aspiran a juntas directivas de corregimiento.

El grupo, incluso, recibe el aplauso de algunos de sus copartidarios. “No hay nadie condenado y tenemos que presumir la inocencia de todas aquellas personas que están procesadas. (...) Acá lo que cuenta es el liderazgo, la militancia y la dirigencia (...), asegura el exvicepresidente de la República y militante de CD Arturo Vallarino.

Aunque la ley los ampara, porque no tienen condenas, hay voces que advierten que este es uno de los grandes vacíos del sistema.

El politólogo Richard Morales advierte, por ejemplo, que el Tribunal Electoral (TE) debería blindar los procesos electorales para que los que están involucrados en casos de corrupción no participen. Asegura que estas personas podrían usar sus candidaturas para buscar inmunidad.

El exmagistrado del TE Guillermo Márquez Amado le sugiere a los electores que tengan en cuenta estos casos. Añade que ni siquiera para el ejercicio de cargos públicos, como alcaldes, representantes, diputados, se tiene impedimento. Solo basta, asegura, con que se tengan antecedentes que no impliquen penas de prisión de más de cinco años. “Cosas absurdas que tenemos en nuestras leyes”, dice.

Aunque algunos como Mulino y Ford, en su momento, han renunciado al fuero electoral para hacerle frente a sus pesquisas, este beneficio, que por ley tienen los candidatos, ha sido motivo de intensos debates.

Los más críticos advierten que esta figura entorpece los procesos judiciales, ya que para investigar a una persona con fuero la autoridad debe sustentar ante el TE por qué se debe removerlo.

El artículo 218C del Código Electoral dice que, en el caso de los candidatos, el fuero tendrá vigencia desde que quede en firme la postulación, hasta que se ejecute la última proclamación.

La mayoría de las postulaciones para estas elecciones quedó en firme el pasado 5 de septiembre, día en que se emitió el boletín del TE con la lista de candidatos.

LO QUE SE JUEGA

En la contienda también se votará por las secretarías de la Mujer y de la Juventud, cargos para los que vota solo un sector de los 342 mil miembros de CD habilitados, pero algunos como Mulino dicen que mañana domingo van “a calentar la máquina”.

Después de este proceso, vendrá la elección de la junta directiva, desafío que no tienta a Mulino, quien ha afirmado que sus pretensiones son de más alto alcance: la candidatura presidencial.

A quien sí le interesa un puesto en la cúpula es a Francolini, quien se ha tomado esta campaña en serio y se promociona como el convencional de Juan Díaz.

Mañana, cuando abran las urnas, los procesados de CD no tendrán que convencer ni a fiscales ni a jueces. Esta vez, la tarea es más fácil, solo tendrán que seducir a sus copartidarios para que voten por sus nóminas.

(Con información de Andrea Gallo)

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL