EPIDEMIOLOGÍA

Panamá, aún en riesgo de reaceleración del virus

Panamá, aún en riesgo de reaceleración del virus
Centros comerciales y restaurantes reabrieron ayer al público. Román Dibulet

Panamá superó el peor momento o “pico” de la epidemia del nuevo coronavirus, y en las últimas tres semanas epidemiológicas permanece en una meseta, es decir, que el número de casos nuevos se ha mantenido sin mayores alteraciones.

Enrique Mendoza, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá y miembro del Consejo Consultivo de Salud, señaló que el país tiene 16 personas positivas por cada 100 mil habitantes diariamente, cifra muy superior al umbral para una apertura segura de actividades comerciales.

“Lo que significa que aún estando en fase de desaceleración estamos en una zona de riesgo de reaceleración”, acotó Mendoza.

Remarcó que hay que continuar con las intervenciones no farmacéuticas (uso de mascarilla, distanciamiento físico, restricción de reuniones, teletrabajo, entre otras) y tratar de suprimir la epidemia, como lo lograron varios países, incluyendo de la región de Asia y el Pacífico.

En la última semana epidemiológica (20 al 26 de septiembre) se registraron en el país un total de 4 mil 507 casos, lo que representa 53 menos con respecto a la semana anterior.

Arturo Rebollón, epidemiólogo de la University of South Florida, manifestó que se requiere ser mejores protegiendo a los no infectados del país, ya que contamos con un mejor sistema de captación de contactos, hay mejores protocolos de bioseguridad de clientes y colaboradores, pero hay más personas susceptibles circulando en las calles debido a la apertura económica.

Panamá, aún en riesgo de reaceleración del virus
Los centros comerciales abrieron ayer sus puertas al público, así como algunos restaurantes. Gabriel Rodríguez

Panamá pasó del pico a una meseta de casos de Covid-19

Otra semana crucial afronta Panamá con la apertura de más actividades económicas, como establece el plan elaborado por las autoridades de Gobierno, ahora con una leve ventaja en contra de la enfermedad Covid-19.

Se trata de una sutil ventaja porque van tres semanas consecutivas con una meseta de casos, es decir, cambios menores en el comportamiento del virus en el país.

Arturo Rebollón, epidemiólogo de la University of South Florida, explicó que esta meseta se establece porque en las últimas semanas la disminución de los casos es menor si se compara a semanas anteriores, cuando hubo 300 a 800 nuevos contagios por semana.

De hecho, los informes de epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa) muestran que en la semana comprendida entre el 6 y el 12 de septiembre se reportaron 4 mil 736 casos, mientras que en la siguiente, del 13 al 19 de septiembre, fueron 4 mil 560, y en la semana recién concluida (20 al 26), un total de 4 mil 507.

La reducción de casos de la última semana, en comparación con la anterior, es de 53 casos, evidencian los datos del Minsa.

El epidemiólogo sostuvo que se requiere ser mejores protegiendo a los no infectados del país, ya que existe un mejor sistema de captación de contactos, hay mejores protocolos de bioseguridad de clientes y colaboradores, pero hay más personas susceptibles circulando en las calles debido a la apertura económica.

El más reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), publicado el pasado 22 de septiembre, deja claro que 29 corregimientos –durante la semana del 13 al 19 de septiembre– mantuvieron un número reproductivo efectivo (Rt) de transmisión del virus SARS-CoV-2 de entre 1.0 y 3.6.

Lo anterior muestra un escenario de transmisión del virus “más activo”, por lo que deben ser una prioridad las acciones de trazabilidad, y el seguimiento de casos y contactos con la finalidad de cortar las cadenas de transmisión, dice el documento.

Enrique Mendoza, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá y miembro del Consejo Consultivo de Salud, manifestó que actualmente Panamá presenta 16 personas positivas por cada 100 mil habitantes por día, muy superior al umbral para una apertura segura de actividades comerciales; lo que significa que aun estando en fase de desaceleración el país está en una zona de riesgo de re-aceleración.

Además, detalló el escenario de la última semana epidemiológica, durante la cual hubo 4 mil 507 casos, lo que representa la octava semana seguida con disminución en los casos reportados; en disminución de los fallecimientos (a 76), con el Rt por debajo de 1, y con una baja en el porcentaje de pruebas positivas (hasta el 12.6%). Asimismo, las pruebas realizadas aumentaron por cuarta semana seguida hasta las 35 mil 897, y se contabilizó la menor ocupación de las camas hospitalarias (en salas y en unidades de cuidados respiratorios e intensivos).

Mendoza atribuyó la desaceleración de la pandemia a que se hizo énfasis en la dinámica de trabajo en las comunidades a partir del pasado mes de julio, con un esfuerzo mayor en hacer pruebas de diagnóstico, aislar los casos positivos, hacer la trazabilidad de los contactos y la puesta en cuarentena de los contactos.

Panamá, aún en riesgo de reaceleración del virus

Alta tasa de contagios

El informe de la OPS también muestra que Panamá tiene tres semanas consecutivas ocupando el primer lugar por la incidencia más alta por Covid-19 en la región de América.

El documento indica que hasta el 20 de septiembre, el país registra la incidencia más alta entre los países de América –de 2,482.2 infectados por cada 100 mil habitantes–, incluso por encima de la tasa promedio para la región –de 1,497.2 por cada 100 mil habitantes–.

Según la OPS, en América destacan con las tasas más elevadas de infectados por cada 100 mil habitantes: Chile (2.368,5), Perú (2.289.7), Brasil (2.096,4) y Estados Unidos (1.997,3 ). El resto de los países está por debajo del promedio de la región (ver gráfica).

Mientras, en tasa de mortalidad el país se ubica en la posición ocho del resto de los países. El documento plantea que hay una tendencia al aumento, ya que a finales de agosto la mortalidad era de 47.2 por 100 habitantes y para el 20 de septiembre la mortalidad se ubicaba 52.8 por cada 100 mil habitantes, superando la mortalidad para América, de 51 por 100 mil habitantes.

Una tasa a favor de Panamá es la de letalidad, ya que se ubica en la posición 17, es decir, con una de las más bajas. La letalidad en el país es de 2.1%, y la tasa en la región es de 3.4%.

Ante estos números y la apertura de actividades económicas, Rebollón indicó que cualquier error en el control puede llevar a que se disparen los casos.

Sobre este aspecto, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, reiteró ayer el llamado a la población a no bajar la guardia ante el virus y a estar pendientes de cumplir con las medidas de bioseguridad.

“Tengamos cuidado, siempre pendientes, ariscos de que el virus puede estar dándonos la vuelta”, afirmó el mandatario. “Me preocupa, los países que han abierto hace mes, mes y medio, el relajamiento ha permitido los rebrotes y ha obligado a países a cerrar. Y eso es lo que no queremos”, expresó Cortizo.

En el país se reactivó ayer el comercio al por menor, que incluye la apertura de los centros comerciales, los restaurantes y fondas y todos los servicios profesionales, servicios administrativos y generales.

Ante este hecho, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, sostuvo que el sistema de salud se prepara para un posible rebrote de la Covid-19 con la reapertura de nuevas actividades económicas.

“La pandemia no se va a resolver el día de mañana ni en un mes, como país estamos esperando un posible rebrote por apertura del comercio. Estamos trabajando arduamente para que ese rebrote no sea de gran impacto”, añadió.

Edición Impresa