CIUDAD CAPITAL

El poder del Carnaval

El poder del Carnaval
El poder del Carnaval

El Carnaval es despreocupación, es fiesta y alegría. Es desestrés, reencuentro y sabor. Es una de las principales fiestas de los panameños, aunque haya mutado en las últimas décadas.

El Carnaval era antes una fiesta citadina, cuyo foco principal era la avenida Central. Había exhibiciones culturales que incluían música, desfiles, trajes. Era una celebración apoteósica con contexto social.

El poder del Carnaval
El poder del Carnaval

Por ejemplo, en 1946 se celebraron en la ciudad capital los carnavales de la victoria, una fiesta en honor al triunfo de las fuerzas aliadas en la II Guerra Mundial.

El contexto social poco a poco se perdió, aunque todavía queda el sentimiento principal de estos días: liberación. Desde el sábado en la mañana, por las calles de la ciudad deambulan panameños y extranjeros por igual, mojados y felices.

El administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Gustavo Him, asegura que al Carnaval capitalino, en la cinta costera asistieron, hasta ayer, 300 mil personas.

El poder del Carnaval
El poder del Carnaval

“La celebración ha sido un completo éxito, ha superado las expectativas que teníamos, se ha cumplido con los horarios, con la limpieza, con la revisión, con las instrucciones del Ministerio de Salud”, aseguró Him, quien añadió que espera que al cierre de hoy hayan acudido unas 200 mil personas más.

El funcionario también le dio mucha importancia al efecto financiero que podría tener esta fiesta. Según Him, los carnavales habrían dejado una ganancia de $300 millones al país.

Quizás no son las mismas fiestas llenas de intercambios culturales y lecciones civiles, pero, de acuerdo con Him, crean comercio y dejan millonarias ganancias.

Edición Impresa