CIRCULACIÓN VEHICULAR

Una reforma vial bajo la lupa

Una reforma vial bajo la lupa
Una reforma vial bajo la lupa

La reconfiguración de los corredores Norte y Sur que impulsa el Gobierno a un costo de $25.6 millones es evaluada con lupa por usuarios, ingenieros y organizaciones.

La semana pasada fue publicada la licitación relacionada con esta obra que contempla habilitar a seis carriles ambas carreteras, en lugar de los cuatro que tiene actualmente. También permitirá a la empresa Transporte Masivo de Panamá (Mi Bus) adecuar un carril exclusivo a lo largo de ambas vías en horas pico.

Ulises Lay, expresidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), calificó como una “locura” disminuir el tamaño de los carriles para dar paso a un tercero por tramo.

De hecho, como parte de la reforma vial será necesario tomar los hombros existentes, construir nuevos y reducir el ancho de los carriles de 3.50 metros a 3.30 metros.

Según Lay, las dimensiones de las carreteras panameñas toman en cuenta estándares internacionales y con esa reducción podrían registrarse accidentes.

Mientras, Gastón Chatán, excoordinador de la Comisión Vial de la SPIA, argumentó que este tipo de improvisaciones pone en riesgo a la población que utiliza los corredores diariamente.

Una reforma vial bajo la lupa
Una reforma vial bajo la lupa

El también expresidente de la SPIA José Batista mencionó que las bahías que serán utilizadas para atender a aquellos vehículos que sufran desperfectos o accidentes no serán seguras.

Incluso, el exministro de Obras Públicas José Antonio Domínguez dijo estar en contra de este proyecto, porque se toma parte de los bordes de la vía. “La circulación de los buses en contravía es un peligro”, añadió. Aún las autoridades no han definido qué carril ocuparán los buses en contravía.

En el caso de los usuarios, Esperanza Mena, de la Fundación para la Protección de Usuarios del Transporte Público, expresó que tienen “bajo la lupa” esta reconversión, debido a las implicaciones que puede tener para los usuarios.

Pese a todos los señalamientos, Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de Mi Bus, expresó que la funcionalidad de los hombros en horas pico no se da como tal, razón por la cual no se afectará la circulación al tomar parte de ese espacio para la reconfiguración. “Se van a crear bahías a lo largo del corredor para que se estacionen los vehículos con desperfectos”, manifestó.

De acuerdo con Sánchez, siempre hay riesgo de accidentes, pero adoptarán las medidas para mitigarlos.

Tanto la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre como First Transit, administradora de la empresa Mi Bus, han planteado la iniciativa para agilizar el tráfico y bajar el tiempo que utilizan los autobuses para transitar en estas carreteras en un 65%.

Edición Impresa