TAILANDIA

El éxito del rescate de los niños atrapados en una cueva depende de Phra Pirun, el dios de la lluvia

El éxito del rescate de los niños atrapados en una cueva depende de Phra Pirun, el dios de la lluvia
El éxito del rescate de los niños atrapados en una cueva depende de Phra Pirun, el dios de la lluv

Los generales y otros funcionarios que dirigen la desesperada operación para rescatar a 12 jóvenes futbolistas y su entrenador de una laberíntica cueva inundada en el tórrido extremo norte de Tailandia, bromeaban a medias cuando dijeron ayer lunes que el éxito estaba en manos de Phra Pirun, el dios de la lluvia.

+info

Los ocho niños rescatados de una cueva en Tailandia están en 'buen estado mental'

Celebraban un segundo día de triunfo luego de que los buzos guiaran el lunes a cuatro niños más a través de los estrechos pasajes y de las húmedas y frías cavernas hacia un lugar seguro.

“Dos días, ocho jabalíes”, decía la publicación de Facebook de la fuerza especial SEAL de la Armada tailandesa sobre el espectacular rescate que comenzó el domingo, más de dos semanas después de que los miembros del equipo de fútbol Jabalíes quedaran atrapados.

Otros cinco esperan ser rescatados, incluido el entrenador de 25 años.

Los ocho chicos rescatados se recuperan en un hospital de la dura experiencia de quedar atrapados en el enorme complejo cavernoso Tham Luan Nang No cuando fueron a explorarlo tras una sesión de entrenamiento el 23 de junio.

Ante temores de infección, eran mantenidos separados de sus familias. Los niños, que se veían demacrados, comían gachas a base de arroz porque todavía estaban demasiado débiles para comer alimentos normales, dijeron las autoridades.

Los funcionarios elogiaron a los buzos tailandeses e internacionales que, de dos en dos, ejecutaron la peligrosa misión de rescate, guiando a los niños que apenas pueden nadar a través de la peligrosa ruta de escape de 4 kilómetros de largo que serpentea por la caverna.

Para enfatizar el peligro extremo, un ex-SEAL tailandés murió el viernes mientras rellenaba los tanques de oxígeno a lo largo de la ruta de rescate.

Pero aquellos involucrados en la operación no dejan de pensar en la posibilidad de que las lluvias envíen torrentes de agua a las cuevas y haga demasiado riesgosas las labores de rescate.

Edición Impresa