Knockout

‘Se nos mueren los pacientes en la cara’

‘Se nos mueren los pacientes en la cara’
Fabiola Cárdenas. Cortesía

¿Qué tan dramática es la falta de equipos de protección para el personal del Hisma?

Muy dramática. Cada día nos toca ver cómo solucionamos el día. Y cada día la carencia es mayor. Ya no tenemos batas quirúgicas, guantes, gorritos ni calzados. Solo consiguieron unos cuantos para la sala de operaciones. Ni para urgencias hay.

¿Quién debe pedir estos equipos?

Los coordinadores de cada servicio hacen una requisición semanal a Almacén, pero nos ponen demasiadas trabas. Demoran hasta dos meses los pedidos. Y cada día necesitamos más insumos, porque todos los pacientes son sospechosos.

Esos procesos, ¿se han agilizado por la pandemia, tomando en cuenta que para eso era el estado de emergencia?

No. De hecho agregaron otro trámite más, que es el visto bueno de la Dirección de Provisión de Servicios de Salud. Sin eso no se hacen las compras. Y solo ese paso lleva hasta un mes. El pedido va de Almacén, pasando por Administración, Dirección Médica y Compras, al Minsa; luego vuelve a Presupuesto del hospital, se sube a Panamá Compra, se espera que haya varios oferentes que tengan ficha técnica, registro sanitario, paz y salvo… Gana el más barato. Se esperan 3 días para ver si nadie se queja. Regresa al hospital, se pide refrendo de Contraloría, donde también piden subsanaciones. Después de 10 días, nos entregan.

¿El más barato? ¿No miran calidad?

En teoría. Yo he tenido que devolver insumos por mala calidad.

¿Por qué piden paz y salvo, si en teoría estamos en moratoria?

Excelente pregunta. Lo han complicado aún más. Luego los pacientes se quejan de que en la privada los atienden mejor. Allá sí les entregan los equipos de protección y los insumos sin tantos trámites.

Usted dice que es obligatorio el refrendo de la Contraloría. ¿Qué se siente que el hospital modular sí se haya abierto sin refrendo?

Sin comentarios. Esperábamos que ese hospital nos diera un respiro, y no pasó.

¿Usan un equipo de protección por paciente, como debe ser, o ante la escasez les toca repetirlos?

Estamos usando la mascarilla y la bata todo el día. Si bien es cierto que no se pega por la ropa, eso no está probado, y podemos tocar pacientes contaminados y contaminarnos nosotros y a otros pacientes.

¿Eso ya les ha pasado?

No sabemos cómo se contagiaron, pero siempre tenemos la duda.

Al respecto, el ministro Luis Francisco Sucre le tira la bola al director médico de cada hospital. ¿Es correcto?

Él dice que tenemos todos los insumos. Pero el director médico sabe que la escasez es cada vez mayor.

Y, entonces, ¿por qué no sale él y lo dice?

Buena pregunta.

¿De dónde saca Sucre que el Hisma tiene insumos?

Supuestamente, ellos asignaron presupuesto para sufragar los gastos de cada hospital. Supuestamente. Los dos millones que asignaron para compra de insumos en el Hisma se usaron para pagar compras a nivel central, del Minsa, sin tomar en cuenta nuestras necesidades.

¿Qué compras?

No sé, pero esos millones los usaron.

Entonces, Sucre sabe que ustedes no tienen insumos…

Así es. Él dice que hay, pero poco, y que no podemos decir que no hay del todo. Hay personal que no se protege del todo, porque no alcanza…

¿Cómo se las ingenian?

Desde el día 1 hemos recibido donaciones. Sin eso no pudiéramos operar. Además, nosotros nos hemos comprado nuestro propio equipo.

En cuanto a los insumos, ¿tienen con qué tratar a los pacientes?

No tenemos bandejas ni agujas espinales. Los hemos pedido prestados del Santo Tomás y el Oncológico, porque el proceso de compra lleva más de mes y medio. También nos faltan reactivos de laboratorio, entre ellos, las pruebas rápidas para detección de antígenos del virus para poder separar al paciente positivo del negativo. Tenemos cero pruebas.

¿Qué les dicen al respecto?

Que vienen llegando. Cuándo, no sé.

En estos momentos, ¿cómo son los turnos de los médicos?

Estamos haciendo turnos de 12 o 24 horas ininterrumpidas; trabajamos fines de semana y feriados, y cubrimos a los que por edad de riesgo no pueden trabajar.

¿Cuál es el peligro de eso?

Estamos agotados y con mucho estrés.

¿Cuántas personas mueren al día por la Covid-19 en el Hisma?

Unos días, nadie. Otros días, hasta seis.

¿Cuántos pacientes Covid-19 atienden en el hospital?

Recibimos de 30 a 50 pacientes por día. De esos, el 75% queda hospitalizado.

¿Está saturado el Hisma?

Sí, desde hace tres semanas. A veces se abre una cama o dos, porque el paciente fallece o se le da de alta.

¿Cómo hacen con los pacientes?

Esperan largas horas en camillas o sillas, para ver si se desocupa una cama o los trasladamos a otros hospitales, ya saturados también.

¿Cómo vive eso un doctor cuya tarea es salvar vidas?

Estamos muy frustrados. No vemos el fin: cada vez hay más pacientes. Tenemos miedo de tener que decidir quién vive y quién no. Quién merece un ventilador y quién no. No pensábamos que iba a haber tantos casos. Y pensamos que habría una mejor preparación del sistema.

Entre el personal, ¿cuántos positivos ha habido?

110 y un muerto.

¿Qué porcentaje es eso del personal?

16%.

Hisma atiende Covid y no Covid. ¿El personal que los atiende es el mismo?

Sí. Se contrató más gente, pero somos los mismos atendiendo todo.

¿No se corre el riesgo de que termine infectándose todo el hospital?

Por supuesto. Nos bañamos y cambiamos de ropa después de ver a cada paciente, pero igual es un riesgo.

¿Qué personal les está haciendo falta?

Necesitamos camilleros, porque hay veces que hay uno solo de turno en todo el hospital. El hospital se para. Eso es un desmadre. Necesitamos además técnicos de enfermería, enfermeras, tecnólogos en radiología, laboratoristas y asistentes de laboratorio. Y médicos generales para el cuarto de Urgencias. Hay turnos que tienen que venir a cubrir doctores de otros hospitales. Estamos extenuados.

¿Por qué el Hisma no tiene Salud Ocupacional y por qué eso es vital?

No lo contemplaron cuando crearon el hospital. No tenemos un doctor que lleve el control de nuestra salud.

¿Cómo hacen?

Debemos ir a Urgencias, como el resto de los pacientes, o a la clínica privada.

Las dos cosas más dramáticas que viven los médicos atendiendo Covid.

Se nos mueren los pacientes en la cara, por más que tratemos de salvarlos. Y el miedo a contagiarnos y contagiar. Yo no veo a mi familia desde febrero. Nueve de mis colegas han muerto.

¿Los pacientes se están muriendo de Covid o de falta de atención oportuna?

Por complicaciones. Todavía estamos dándoles la atención que merecen.

¿Qué cosas importantes han notado en los pacientes?

Los más difíciles, como para entubar, como para manejar, son los obesos. No hay edad predominante: hemos visto fallecer pacientes de veintitantos años. Y cada vez hacemos más cirugías de pacientes que llegan positivos: esos pacientes tienen 30% de posibilidad de fallecer.

¿Cuáles diría que son las tres áreas más críticas?

Partos, Urgencias y Operaciones.

Sucre dijo que les nombró personal, pero que de la nada renunciaron. ¿Por qué renunciaron?

Quizá porque el salario es más bajo que en otros hospitales. O exceso de trabajo.

¿Qué han hecho las autoridades al respecto de lo que usted denuncia?

Absolutamente nada. Hemos hecho 10 protestas pacíficas y no hemos recibido una sola llamada.

¿Ni siquiera del director médico?

Esto escapa de sus manos. La respuesta está en el Minsa.

Usted denuncia falta de pagos. Primero, ¿a cuánto personal le deben?

Al 85% se nos debe algo.

¿Qué les deben?

Homologaciones, bonificaciones, los retroactivos, las maestrías clínicas… y no nos han pagado los últimos cuatro meses de turnos extras.

¿Qué alegan?

Dicen que subsanaciones y cálculo del impuesto sobre la renta… El personal del MEF hace teletrabajo: no hay justificación para esta espera. Además, esto debería ser automático, y cada mes tenemos que estar llamando y presionando. Trabajamos y tenemos que rogar que nos paguen.

¿Qué siente que, del otro lado, los funcionarios sigan cobrando, incluso sin trabajar, desde sus casas?

Es frustrante. Nosotros estamos exponiendo nuestra vida y no nos pagan.

¿Esta situación se repite en otros hospitales, o es solo en el Hisma?

Se repite en muchísimos hospitales.

En el Hisma está una de las dos lavanderías de Sicarelle, que no paga agua y luz, pero sí cobra por el servicio al Estado. ¿Qué piensa usted de eso?

Me reservo la opinión.

¿Se siente más tranquila con Sucre o con Rosario Turner?

Independientemente de quién esté, nosotros solo pedimos respuestas.

¿Confía en el nuevo equipo asesor?

Han pasado tres semanas y no tenemos ninguna respuesta. No sé en qué están asesorando.

Y, ¿en el comité anterior?

Tampoco dieron respuestas.

¿Cuál ha sido, según usted, la mayor falla en el manejo de la Covid-19 en Panamá?

No hacer una cuarentena inicial absoluta y más enérgica. Tampoco se le dio seguimiento oportuno a los positivos, y la apertura demasiado pronta de los bloques. Esto ya se salió de control.

Tres consejos al presidente.

Que no se deje llevar por las presiones económicas, que deje de dar discursos llenos de palabrería vacía y que se enfoque en el sector salud y en los bonos, porque estamos endeudados quién sabe hasta qué generación, y no se ven respuestas. Que saque la política de la salud.

Perfil

Médico especialista en anestesiología y reanimación. Coordina el Servicio de Anestesiología del Hospital San Miguel Arcángel; es vocera del personal de salud de ese hospital y voluntaria de Operación Sonrisa.

Edición Impresa