Tal Cual

CUENTO CHINO. En el noticiero de Telemetro, cuestionada sobre la rendición de cuentas de los diputados frente a la citación de tres ministros para contestar un cuestionario de 21 preguntas, la diputada Ana Giselle Rosas (CD), dijo que ella rendía cuentas a través de sus redes sociales. Una revisión de los últimos dos meses de su cuenta en Twitter e Instagram no muestran ni un solo informe de rendición de cuentas. Pero sí una gran cantidad de fotos y recuentos de sus actividades políticas. La mentira tiene patas cortas, diputada.

BOBOS. El Ministerio Público le cobrará a Odebrecht 5% más de lo que debe al fisco –unos $200 millones, tras un acuerdo al que llegó con las autoridades– por cada año que deje de pagar, que hasta ahora suman ya dos años sin hacerlo. O sea que esta empresa corrupta no ha pagado casi nada, nos saca la lengua desde hace años y el gobierno le retribuye pagándole los multimillonarios proyectos que obtuvo ofreciendo coimas. Esta clase de fruto de la Manihot esculenta debe ser una especie de récord Guinness, porque en el mundo hay congos, pero los panameños están AON.

BUEN NEGOCIO. Tan cómodo es el interés por morosidad aplicado a Odebrecht que a las empresas panameñas que le deben o se atrasan en sus pagos a la Dirección General de Ingresos o a la Caja de Seguro Social le cobran un recargo del 10%, más intereses. Ni siquiera Pelé metía goles de tal calibre.

SIN PALABRAS. El pasado lunes, el presentador de Fox News Bill Hemmer le preguntó al secretario de prensa de la Casa Blanca, Hogan Gidley, si el presidente Trump no se sentía “castrado” luego de que Twitter, Facebook, y otras redes sociales eliminaran sus cuentas. Gidley no entendió la metáfora y dio una respuesta literal: Trump es –de hecho– e el hombre más varonil de la Casa Blanca.

CAOS. En el exterior, las campañas de vacunación se hacen de la mano de los alcaldes. Ese lujo no nos lo podemos dar en Panamá ni en San Miguelito. Ambos querrían sacarle provecho político: uno en la playa de la Avenida Balboa y el otro en un parking con regueseros.

Edición Impresa