POLÍTICA

Tras caótico debate,Trump y Biden retoman la campaña electoral

Tras caótico debate,Trump y Biden retoman la campaña electoral
Imagen izquierda: Donald Trump habló con los reporteros a su salida de la Casa Blanca, ayer 30 de septiembre. Imagen derecha: Joe Biden ayer en un tren en Ambridge, Pensilvania.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y su rival en la carrera por la Casa Blanca, el demócrata Joe Biden, retomaron ayer la campaña tras un debate caótico y crispado en el que el exvicepresidente de 77 años de edad demostró tener aguante para llegar a la Presidencia.

Pese al caos que supuso el debate de 90 minutos, los demócratas celebraron el desempeño de su candidato, que resistió a los embates y las interrupciones constantes y repelió el mote de “Joe el dormido” que le achaca el presidente.

Trump, de 74 años y que ayer viajó a Minnesota, salió a la ofensiva buscando cambiar la dinámica de la campaña y recuperar terreno en las encuestas, que desde hace semanas dan la ventaja a Biden.

El debate se celebró en Cleveland, Ohio, uno de los estados pendulares en los que no hay tradición de votar por un partido, que suelen definir las elecciones presidenciales y que en 2016 apoyó a Trump.

Ahora, las encuestas dan la ventaja a Biden en este bastión y el exvicepresidente de Barack Obama piensa aprovechar esta ventaja para hacer campaña en la zona.

“En cuatro años de presidencia, él no cumplió su promesa. Se olvidó de los 'estadounidenses olvidados' que prometió proteger”, dijo desde la estación de Cleveland.

Después Biden intentará asegurar el voto en Pensilvania, su estado natal, en el que Trump también se impuso en 2016.

Los comentaristas calificaron al cáustico debate de “película de horror”, “fiasco” o el “peor debate de la historia”.

En efecto, los mordaces intercambios entre Trump y Biden -que llegaron a los insultos- no dejaron mucho espacio para las ideas.

“Este fue uno de los debates más caóticos y lleno de ataques de la historia” de Estados Unidos, dijo a la AFP el experto electoral Mitchell McKinney, de la Universidad de Misuri.

Pese a los constantes comentarios de Trump contra su rival sobre un presunto deterioro cognitivo y los lapsus que mostró en las primarias, Biden salió airoso debido a la expectativa de que se equivocaría.

Según una encuesta de la cadena CBS tras el intercambio, Biden obtuvo las preferencias de 69% de la audiencia, pero en 2016 Hillary Clinton ganó los tres duelos verbales de la campaña frente a Trump, lo que relativiza su importancia de lo debates.

Pero a diferencia de Clinton, Biden cuenta con la ventaja de que puede criticar al presidente en ejercicio y no dejó de recordar que más de 200 mil personas murieron en el país por la pandemia de la Covid-19.

“Tenemos entre 5% y 4% de la población mundial y un 20% de las muertes”, fustigó el aspirante demócrata, que también se refirió a Trump como un “payaso”, un “títere” del presidente ruso, Vladimir Putin y como un “mentiroso”.

“No hay nada inteligente en ti”, replicó Trump, que además acusó a Biden de ser “socialista” y una “marioneta de la izquierda radical”.

A la pregunta de si respetará el veredicto de las urnas el 3 de noviembre, Biden se comprometió a hacerlo.

Trump eludió responder y, frente a la posibilidad de que la pandemia implique una votación por correspondencia masiva, reiteró su acusación, sin pruebas, de que ello puede implicar un fraude.

Las tenaces interrupciones de Trump durante el debate, le valieron varios llamados de atención del moderador, el periodista Chris Wallace de la cadena conservadora Fox News.

Después de que Wallace le llamó la atención, Trump le espetó que “parece que estoy debatiendo contigo, no con él”.

Ayer, miércoles, el presidente, que regresó a Washington en la noche tras el debate, reiteró sus críticas en Twitter. “No fue una sorpresa que fueran dos contra uno”.

El presidente republicano también generó polémica por su negativa a condenar a los supremacistas blancos. “Ok, Proud Boys, retroceden y prepárense”, dijo en relación a un grupo de extrema derecha fundado en 2016 y que está vinculado a varios episodios de violencia contra manifestantes antirracistas

Edición Impresa